Etiquetas

, , , , , , , , , ,


Capítulo XXXIII: Shenandoah 1862

Para mediados de Mayo de 1862 se puede considerar que la Confederación se encontraba con una rodilla clavada en tierra y a punto de claudicar. En la Unión e incluso en las cancillerías europeas se comenzaba a rumorear que la guerra terminaría en el verano próximo. Tras la 1ª Batalla de Bull Run, que no se puede considerar como una victoria militar sino una prueba de intenciones. Y tras esa batalla todos los acontecimientos destacables eran derrotas para la Confederación. Ulysses S. Grant había dado dos importantes golpes de mano en el Oeste con Fort Donelson y la Batalla de Shiloh. New Orleans, la gran ciudad del Sur, había sido conquistada en cuanto la Unión se lo había propuesto. Y el inmenso Ejército del Potomac se encontraba a las afueras de Richmond.

La Confederación no era capaz de mantener su territorio y en estas circunstancias era impensable lograr el reconocimiento de ninguna nación europea, especialmente por parte de Francia o Gran Bretaña. Se necesitaba un “golpe de mano” que diese un poco de oxígeno a la naciente nación.

Es en este momento cuando aparece el héroe por excelencia de la Confederación y este no es otro que el Mayor General Thomas J. “Stonewall” Jackson. Y como veremos a continuación la primera actuación de uno de los mejor tándemes de la historia militar, aunque ni siquiera ellos lo sabían en ese momento, y ese no es otro que el formado por Robert E. Lee y Stonewall Jackson.

Ha llegado el momento de intentar conocer un poco a uno de los protagonistas por derecho propio de esta guerra.

Thomas Jonathan “Stonewall” Jackson nació el 21 de Enero de 1824 en Clarksburg, Virginia. Su padre era el abogado Jonathan Jackson y su madre Julia Beckwith, ambos descendientes de los primeros habitantes del oeste de Virginia con una amplia tradición de trabajo y sacrificio en los no tan lejanos tiempos de la colonización del territorio.

La primera muesca en el carácter de Jackson quedó marcada el 6 de marzo de 1826, cuando con sólo 2 años vio morir a su hermana Elizabeth por fiebres tifoideas de sólo 6 años. Veinte días después moría su padre de la misma enfermedad. Y al día siguiente nacía su hermana Laura Ann. La señora Julia Beckwith Jackson se quedaba viuda con sólo 28 años y tres niños. Vendió todas las posesiones familiares para pagar deudas y rechazando la caridad familiar se trasladaron a una casa alquilada de una sola habitación. La costura y ayudando en la escuela fue el sustento durante los siguientes cuatro años.

En 1830 la madre se casa de nuevo, pero el padrastro de Jackson no era amante de los niños ni dio estabilidad financiera. En 1831 moría su madre durante el nacimiento de su hermanastro y Thomas terminó huérfano y viviendo con una tía materna, pero su tío le trataba como a un extraño y decidió fugarse con 11 años y anduvo 18 millas hasta la casa de su tío Cummins Jackson. Allí residiría durante siete años. El tío Cummins era estricto con Thomas y este le respetó como a un maestro, dedicándose a las tareas de la granja y acudiendo a la escuela cuando fue posible.

Con nudos de pino que utilizaba como velas, Thomas leía por las noches libros prestados y estos nudos se los proporcionaba un esclavo de su tío. A cambio de los nudos él le enseñaría a leer y escribir, aunque estaba prohibido por la ley. Thomas cumplió su palabra y el esclavo terminó huyendo a Canadá por el “ferrocarril subterráneo”. En 1841 moría su hermano mayor Warren de tuberculosis, con sólo 20 años.

Pero Thomas se había convertido en un autodidacta que en Junio de 1842 es aceptado en la Academia Militar de West Point cuando el Cadete Gibson Butcher renuncia tras el primer día. Con determinación logró superar sus carencias educativas, convirtiéndose en un destacado estudiante y cuando se graduó en 1846 terminó en el 17º puesto de 59 cadetes. Sus compañeros comentaban que si la promoción hubiese durado un año más, sería el primero de la promoción. Como vimos en esa misma promoción de 1846 estaba George B. McClellan, JEB Stuart,…

Comenzaba así su carrera militar como 2º Teniente del 1er Regimiento de Artillería siendo enviado a la Guerra con México. Participaría en el Sitio de Veracruz y las batallas de Contreras, Chapultepec y Ciudad de México siendo ascendido a 1er Teniente. Y fue precisamente en México donde comenzó a dar muestras de su fuerte carácter esculpido durante su dura infancia.

En la batalla de Chapultepec rehusó cumplir la orden de retirarse dada por su superior alegando que era una mala decisión y que retirarse sería peor que seguir manteniendo el duelo artillero, finalmente se demostró que su decisión fue la correcta. Aunque en cambio en Ciudad de México si cumplió una orden que consideraba “errónea” cuando bombardeó una Columna mexicana en retirada sólo porque había expirado el plazo de la rendición exigida. El caso es que en sólo tres años era el oficial que más había ascendido, llegando a ser Mayor.

En 1851 Jackson aceptaba un puesto como profesor en el Virginia Military Institute, Lexington. Enseñando e insistiendo en principios básicos militares tales como: disciplina, movilidad, evaluación del enemigo, ocultar los movimientos propios y la eficacia de la artillería apoyando a la infantería. Enseñanzas que hoy en día se siguen impartiendo en el centro. Pero no era muy buen profesor a pesar de la calidad de sus enseñanzas, pues memorizaba las clases y las impartía recitándolas. Si un alumno le preguntaba en medio de la clase él entendía que era insubordinación.

En 1853 se casaba con Elinor “Ellie” Junkin, hija del presidente del Washington College, también en Lexington. Se construyó un anexo a la residencia del presidente del colegio y allí vivió Jackson. Y pronto llegó un nuevo presidente, se llamaba Robert E. Lee, y por tanto ambos vivieron juntos bajo el mismo techo. Pero el 22 de octubre de 1854 Ellie daba a luz un niño muerto y ella fallecía una hora más tarde. Tras un viaje por Europa, se casaba de nuevo en 1857 con Mary Anna Morrison y el 30 de abril de 1858 nacía una niña, María Graham, pero moría un mes más tarde. (La única sucesora de Thomas Jackson nacería en 1862, pocos meses antes de su muerte).

 

Mayor Thomas J. Jackson, 1851.

Con el estallido de la guerra el 27 de Abril de 1861 el Gobernador de Virginia ordenó a Jackson que tomase posesión de Harper’s Ferry, donde había un arsenal, allí nacería la luego famosa “Brigada Stonewall” compuesta por los regimientos 2º, 4º, 5º, 27º y 33º de Virginia. Todas estas unidades estaban compuestas por oriundos del valle Shenandoah. Los cuales se ganarían su sobrenombre junto con su comandante en la actuación que protagonizaron durante la 1ª Batalla de Bull Run.

Pero Jackson que era un “viejo” conocido para el Comandante en Jefe de la Milicia de Virginia y que era Robert E. Lee ya había dado muestras de su valía en los primeros días de la guerra. Así como de sus cadencias hacia la disciplina y la movilidad.

En aquel ya lejano 17 de Abril de 1861 cuando Virginia vota su secesión el Gobernador moviliza a la Milicia para que tomen posesión de los puntos estratégicos del Estado. La llegada de la milicia provoca que la guarnición federal en el arsenal de Harper’s Ferry lo evacuen pero no sin antes incendiarlo. El 27 de abril llega el entonces Coronel Thomas J. Jackson para organizar la milicia y asumir el mando de la zona tomando conciencia de la importancia del ferrocarril Baltimore&Ohio que discurría a lo largo del valle del Potomac en los montes Apalaches, pero que enlazaba con Virginia precisamente en Harper’s Ferry, convirtiendo a este nudo ferroviario en muy importante estratégicamente, pues también dominaba el Canal Chesapeake&Ohio y era el punto clave del telégrafo Baltimore-Washington hacia el Oeste.

En esos días la postura de los Estados de Maryland y Virginia aún no estaba clara y el ferrocarril seguía funcionando con el consentimiento de Virginia a circular por su territorio, aunque con retrasos. Aún así el 5 de Mayo de 1861 el Brig. Gen. Benjamin F. Butler se hace con el control de las oficinas del ferrocarril, por lo que podía controlar todos los trenes de la línea, y el 16 de Mayo ocupa Baltimore antes de su votación de mantenerse en la Unión, comenzando a detener a simpatizantes de la secesión lo cual provocó una creciente inestabilidad en la zona, pues Baltimore era muy proclive a la Confederación.

Jackson pronto comprendió la importancia de la línea férrea, la cual suministraba el carbón del Ohio hasta la base naval de Baltimore, carbón que servía para el incipiente bloqueo que comenzaba a materializarse. La necesidad de cortar tal línea de suministro se había convertido en prioritaria. Así pronto elaboró un plan para sabotear tal tráfico de mercancías.

El primer paso, recordemos que aún se negociaba una salida pacífica a la secesión, fue cuando Jackson se quejó ante el presidente del ferrocarril John Garrett que el ruido de las locomotoras molestaba a la milicia virginiana por lo que sólo permitiría el paso de los trenes durante las horas diurnas. Al cabo de unos días limitó el horario a sólo entre las 11 de la mañana y la 1 del mediodía. Al ser necesario el paso por Harper’s Ferry y aprovechar el escaso tiempo dado por Jackson, los trenes eran amontonados en las vías próximas a la localidad justo en la frontera estatal de Virginia.

Durante la noche del 22 de Mayo el 5º de Virginia es posicionado al oeste de Martinsburg ocupando un puente sobre el Potomac que estaba a 32 millas de Harper’s Ferry. Al tiempo que una fuerza de caballería al mando del entonces Capitán John D. Imboden es enviada a Point of Rocks, al este de Harper’s Ferry, donde se encontraba una torre de señales a 12 millas.

A la mañana siguiente, 23 de Mayo de 1861 el día que Virginia decidió por la Secesión, los trenes comienzan a circular a las 11 en punto adentrándose en el tramo de 44 millas que sigilosamente Jackson había ocupado con sus hombres. Y justamente a mediodía, sin tiempo para que ningún tren hubiese abandonado territorio virginiano, Jackson ordena el cierre de las vías. Nada menos que 56 locomotoras con sus vagones eran asaltadas por los milicianos de Virginia, pudiéndose considerar este asalto como “El Mayor Robo de Trenes” de la historia. Ahora el problema que se planteaba era como adentrar todo este material en el interior de la Confederación.

La salida sólo podía ser una, el ramal de 32 millas que llegaba a Winchester, adentrándose en el valle Shenandoah. Aunque de poco valía llevar los trenes hacia un final de vía y amontonarlos allí a la espera de que fuesen recuperados por los unionistas, pues Jackson era consciente que su posición en Harper’s Ferry era insostenible a medio plazo. Así que anteriormente se había contratado al constructor de carros Joseph Keeler de las cercanías de Stephenson para que construyese cuantos carros y góndolas necesarias para transportar locomotoras y vagones. Efectivamente, la única salida posible de esa “ratonera” era llevarse cuanto material fuese posible por la carretera desde Winchester hasta Strasburg por la carretera principal del valle Valle Turnpike, para enlazar con el Manassas Gap Railway, nada menos que a 20 millas de distancia.

Pero como ya hemos apuntado el 23 de Mayo de 1861 la Commonwealth of Virginia decidió por votación popular la Secesión y esta fue ratificada. Así inmediatamente el Mayor General Joseph E. Jhonston de la Milicia Estatal de Virginia tomaba el mando directo en Harper’s Ferry el 24 de Mayo, aunque las tropas no serían oficialmente transferidas al Ejército Confederado hasta el 8 de junio. Pero a la vista de la situación se determinó que la situación en Harper’s Ferry comenzaba a ser insostenible ante la inminente llegada de los federales y se hacía necesario un repliegue hacia el interior, llegaba el momento de poner a buen recaudo todo el material posible y destruir todo cuanto pudiese ser empleado por el enemigo. El 13 de junio por telegrama, el General Samuel Cooper ordenó a Johnston que destruyese todo y se replegase por el ferrocarril de Winchester.

Llegó el momento de la antorcha, y vamos que si se dedicaron a ello las tropas confederadas. Sólo en Martinsburg se incendiaron unas 56 locomotoras y al menos 305 vagones incluido el carbón, que ardieron durante semanas hasta el punto de doblar los ejes. También fueron destruidos puentes y centenares de raíles, además de los edificios ferroviarios y cuantas herramientas fuesen de utilidad.

Pero Jackson seguía pensando en que todo ese material era muy necesario para la Confederación y siguiendo los consejos de dos trabajadores del ferrocarril, Hugh Longust y Thomas R. Sharp, se decidieron a rescatar cuanto material no hubiese sido destruido por el fuego. Al parecer 14 locomotoras capturadas en Martinsburg y Winchester, y otras 2 locomotoras desde Leesburg comenzaron el trayecto para llegar al sistema ferroviario confederado aunque debido a la destrucción ya realizada ahora la “caravana” discurriría por carretera desde Martinsburg hasta Winchester y de allí a Strasburg, nada menos que 38 millas. Y así a primeros de Julio de 1861, se reunió un grupo de hombres del ferrocarril y bajo las órdenes del entonces Jefe de Intendencia Thomas R. Sharp. Imaginaros el espectáculo cuando los habitantes de la zona veían avanzar las locomotoras por la carretera tiradas por equipos de 40 caballos, e incluso se tendieron tramos de vías recuperadas de los sabotajes. En las semanas siguientes incluso algunas locomotoras fueron llevadas hasta el Virginia Central Railroad en Stauton, que estaba nada menos que a 125 millas.

Para el 25 de Julio el Capitán Thomas R. Sharp informó que además de las locomotoras, motores, repuestos y unos 80 vagones habían sido llevados hasta el sistema ferroviario confederado. E incluso durante los dos años siguientes, más material fue transbordado pero que debió esperar su turno oculto en graneros y granjas a mejores ocasiones, pues para el final del verano los federales iban tomando el control del Valle Shenandoah. Y quien para el verano de 1861 tomó el mando de los ferrocarriles de la zona fue nada menos que nuestro ahora conocido Mayor General George B. McClellan que como recordaremos tenía experiencia antes de la guerra como ingeniero de ferrocarriles. Y la tarea que se le planteaba por aquel verano era abrumadora, nada menos que 26 puentes, 102 millas de telégrafo y vías, estaciones a agua,… además de todo el material rodante “desaparecido”. Así no fue que hasta el 30 de Marzo de 1862 no se pudo dar por finalizado el trabajo de reconstrucción del Baltimore&Ohio Railroad.

Jackson había regresado al valle tras la 1ª Batalla de Bull Run en Noviembre de 1861 y estableció su cuartel general en la localidad de Winchester, y allí se encontraba con su brigada ahora conocida como Brigada Stonewall y sus 5.000 hombres. En Diciembre se asignaba bajo su mando a la División del Brig. General William W. Loring y sus 6.000 hombres que se conocía como el Ejército del Noroeste que habían estado desplegados en el ahora invadido Departamento del Alto Kanawah que en el futuro sería el Estado de West Virginia. Mientras el principal rival de los confederados en la zona era el Mayor General Nathaniel P. Banks quien aún se encontraba al norte del río Potomac.

La pasividad en este frente se rompió cuando a principios de Enero de 1862 Jackson decidió atacar las localidades de Hancock (Maryland) y Bath (W. Virginia), en la que sería conocida como la Expedición de Romney.

Esta comenzó a fraguarse cuando reorganizó sus fuerzas de caballería en una sola unidad, el famoso 7º de Caballería de Virginia, bajo las órdenes del Coronel Turner Ashby y teniendo como una de sus tareas realizar incursiones para destruir secciones del Canal Chesapeake&Ohio. Y ante su relativa facilidad en la zona para realizarlas, Jackson planteó un plan al Departamento de Guerra para recuperar el control del Oeste de Virginia mediante una expedición por el valle del río Potomac junto a la frontera de Virginia. Y así el 20 de Noviembre solicitó el permiso que le fue concedido para atacar Romney, aunque no contaría con el mando total de las fuerzas asignadas al Departamento del Alto Kanawah, sólo dispondría de 11.000 hombres y no los 15.000 que había solicitado.

MG Nathaniel P. Banks, USA

En frente se encontraba el V Cuerpo de Banks posicionado en Frederic, Maryland, y que tenía asignada la tarea de proteger el río Potomac desde Harper’s Ferry hasta Williamsburg. También se encontraban los 5.000 hombres del Brigadier Benjamin F. Kelley en la misma Romney, aunque estas unidades pertenecían al mando de Rosecrans el cual estaba planeando atacar Winchester para crear una base de operaciones que amenazase las posiciones principales del Ejército Confederado en Manassas.

Jackson salió de Winchester el 1 de Enero de 1862 con una fuerza de 9.000 hombres, dejando a los 2.000 restantes de su mando como guarnición. Esta marcha comenzó con un gélido tiempo invernal y los confederados se encontraron con que Bath estaba libre de federales, pues Rosecrans había ordenado su repliegue a Hancock, Maryland. En esta nueva situación Jackson no pudo cruzar el río y se limitó a bombardear el ferrocarril Baltimore&Ohio durante los días 5 y 6 de Enero y el día 7 se marcharon hacia Romney.

Casi al mismo tiempo los unionistas del Brigadier Kelley estaban avanzando hacia Winchester y tuvieron una escaramuza con los milicianos que Jackson había dejado como guarnición en Hanging Rock Pass que terminó con Winchester ocupada y dos cañones perdidos. Pero con la amenaza de Jackson sobre Romney, el Brigadier Kelley hubo incluso de retirarse de Romney el día 10 y a los cuatro días Jackson ocupaba Romney. El siguiente paso era avanzar hacia Cumberland, Maryland, pero el tiempo aún empeoró más y los confederados no estaban en condiciones de continuar.

Se quedaban en Romney la División de William W. Loring mientras Jackson con su Brigada Stonewall y la caballería de Turner Ashby regresaban a Winchester el 24 de Enero. Por esas fechas varios oficiales de la División de Loring escribieron una carta al Secretario de Guerra Confederado solicitando abandonar Romney por miedo a quedar aislados en caso de un avance unionista. La petición fue atendida por el Secretario y Jackson acató la orden de su superior.

Pero este salto en la cadena de mando no fue pasado por alto por parte de Jackson. Quien solicitó una corte-marcial contra Loring por insubordinación el cual renunció a su mando. Sólo se libró del juicio por la influencia del Gobernador de Virginia John Letcher y el General Joseph E. Johnston que pidieron a Stonewall Jackson que retirara los cargos. Finalmente las unidades no virginianas de la División de Loring fueron transferidas a otro escenario y a William W. Loring lo veremos más adelante en el frente del Mississippi.

Esta nueva disposición en la zona del Valle Shenandoah tuvo unas consecuencias desastrosas. El Oeste de Virginia se perdió para siempre e incluso Jackson hubo de abandonar Winchester al quedar su fuerza muy reducida y aislada ante la respuesta de la Unión que no fue otra que hacer avanzar al Mayor General Nathaniel P. Banks quien ocupaba Winchester el 12 Marzo de 1862. Pues Jackson se había tenido que replegar hasta Mount Jackson para cerrar los pasos en las montañas Blue Ridge que darían acceso a los unionistas para amenazar el flanco de Johnston, el cual había abandonado sus posiciones en Manassas para proteger Richmond de la amenaza de McClellan en la Península.

Pero el “asalto” de McClellan en Virginia comenzaba a tener consecuencias en los frentes secundarios de la zona y el 21 de Marzo Banks envió a las Divisiones de los Brigadieres John Sedgwick y Alpheus S. Williams hacia Washington pues iban a ser enviadas a la Península. En el valle ahora sólo quedaba la División del Brigadier James Shields situada en Strasburg y que se preparaba para desplazarse a Winchester.

Las órdenes que recibió Jackson del General Joseph E. Johnston fueron que debía impedir a toda costa que ninguna otra fuerza fuese retirada de su frente para apoyar a McClellan. Y Jackson no lo dudó ni un momento, el 22 de Marzo sus tropas realizaron una marcha de 25 millas con la caballería del Coronel Turner Ashby en avanzada manteniendo una escaramuza en la que Shields fue herido con una fractura en un brazo. Su división quedaría desplegada al sur de Winchester menos una brigada que dirigiéndose al norte de la localidad parecía que se retiraba, aunque su cometido era quedarse en reserva. Ante la incapacidad de Shields quedaba al mando de la división el Coronel Nathan Kimball, aunque debía informar de todos los movimientos a Shields.
Esa noche los pro-confederados de Winchester informaron a Turner Ashby de que en la zona sólo iban a quedar cuatro regimientos con algunos cañones y que el resto de la división iba a ponerse en marcha hacia Harper’s Ferry a primeras horas de la mañana. Y aquí Ashby cometió el error de confiarse de estas informaciones sin haberlas comprobado y así se lo comunicó a Jackson, que ordenó que se avanzara directamente hacia Winchester con los 3.000 hombres de su división sin saber que se toparía directamente con los 9.000 hombres de Shields.

 UNION (Kernstown 23 de Marzo 1862)

1ª DIVISION BG James Shields

1ª Brigada Cor. Nathan Kimball
14º Indiana. TtC. William Harrow
8º Ohio Cor. Samuel S. Carroll
67º Ohio TtC. Alvin C. Voris
84º Pennsylvania Cor. William G. Murrey

2ª Brigada Cor. Jeremiah C. Sullivan
5º Ohio TtC. John H. Patrick
39º Illinois Cor. Thomas O. Osborn
13º Indiana TtC. Robert S. Foster
32º Ohio Cor. Francis B. Pond

3ª Brigada Cor. Erastus B. Tyler
7º Indiana TtC. John F. Creek
7º Ohio TtC. William R. Creighton
29º Ohio Cor. Lewis P. Buckley
110º Pennsylvania Cor. William D. Lewis Jr.
1º w. Virginia Cor. Thomas Thoburn

Brigada Caballería Cor. Thornton F. Brodhead
1º Michigan TtC. Joseph T. Copeland
1º Ohio Cap. Nathan D. Menken
Cab. Pennsylvania Cap. John Keys
1º W. Virginia May. B.F. Chamberlain
Cab. Maryland 3 Compañías independientes

Artillería
Batería H, 1º Ohio Cap. James F. Huntington
Batería L. 1º Ohio Cap. Lucius N. Robinson
Batería E. 4º US Cap. Joseph C. Clark, Jr.
Batería A. W. Virginia Cap. John Jenks
Batería B. W. Virginia

CONFEDERACION

DIVISION JACKSON MG Thomas J. “Stonewall” Jackson

Brigada Stonewall BG Richard S. Garnett
2º Virginia Cor. J.W. Allen
4º Virginia TtC. Charles A. Ronald
5º Virginia Cor. William H. Harman
27º Virginia Cor. John Echols
33º Virginia Cor. Arthur C. Cummings
Batería Rockbridge Cap. James H. Wateres
Batería W. Augusta
Batería Carpenter Cap. Joseph Carpenter

Brigada Burks Cor. Jesse S. Burks
21º Virginia TtC. John M. Patton, Jr.
42º Virginia TtC. D.A Langhorne
48º Virginia
1º Batallón Virg. Cap. D.B. Bridgford
Batería Pleasants Tte. James Pleasants

Brigada Fulkerson Cor. Samuel V. Fulkerson
23º Virginia TtC. Alexander G. Taliaferro
37º Virginia TtC. R.P Carson
Batería Danville Tte. A.C Lanier

Caballería Cor. Turner Ashby
7º Virginia Cor. Turner Ashby
Batería Chew Cap. R.P Chew

El domingo 23 de Marzo de 1862 Jackson avanzó desde Strasburg las 15 millas que le separaban de Kerstown guiado por la información recibida de su caballería. En cabeza iba su fuerza principal compuesta por las brigadas de Fulkerson y Garnett directamente por la carretera del valle hacia la posición de la artillería unionista situada en la Colina Pritchard. Eran las 11 de la mañana.

La respuesta unionista fue contundente y mediante unas descargas demoledoras la Brigada de Fulkerson fue frenada en seco y Jackson ordenó que la Brigada Stonewall se dirigiese hacia la izquierda seguida de Burks buscando flanquear la posición unionista a través de una vaguada situada a unas 2 millas y que no estuviera cubierta. Si la información recibida de Turner Ashby era cierta, en cuanto se sobrepasase la posición federal se giraría hacia la derecha y se cerraría la carretera hacia Winchester.

La respuesta del Coronel Nathan Kimball fue enviar rápidamente a la Brigada del Coronel Erastus B. Tyler a cerrar esa “puerta”. Y aquí vemos de nuevo una pequeña pared de piedra a la que por suerte llegaron primero los confederados y que dominaba el terreno despejado por el que avanzaba Tyler. Aunque esa ventaja no le hizo calmarse a Alexander Swift “Sandie” Pendleton, ayudante de Stonewall Jackson, al que informó de que en la zona había por lo menos 10.000 unionistas. La respuesta de Jackson fue “demoledora”: “Say nothing about it. We are in for it” “No diga nada sobre eso. Estamos para eso”

 

Hacia las 4 de la tarde el unionista Tyler atacó la línea confederada de Fulkerson y Garnett con un asalto en columna de lo más napoleónico. Al frente marchaban dos compañías seguidas de otras 48 compañías en 24 líneas. Ante esta disposición los confederados no tuvieron ningún problema para contener al avance mediante cerradas y continuas descargas, mientras Jackson enviaba a su “reserva”, la Brigada del Coronel Jesse Burks, que comenzaba a desplegarse alrededor de las 6 de la tarde. Pero en ese momento el Brigadier Richard Garnett veía como se quedaba sin municiones y decidió retirar la Brigada Stonewall, lo cual dejaba el flanco derecho de Fulkerson al descubierto. Lo que fue aprovechado por Kimball para presionar en esa dirección.

Fue en ese momento cuando el pánico se hizo dueño de la situación en las líneas confederadas formándose un tumulto que impidió a los hombres de Burks ocupar su puesto en la línea. En ese momento Jackson se personó en primera línea tratando de hacer retroceder a sus hombres pero nada se pudo hacer y toda la línea comenzó a retirarse. Terminaba así la 1ª Batalla de Kernstown, con 590 bajas por parte unionista de las que 22 desaparecidos, y por parte confederada las bajas serían 718 destacando los 263 desaparecidos.

Tras esta derrota a Jackson no le quedó más remedio que ordenar la vuelta a sus anteriores posiciones en Mount Jackson, aunque aprovechando que Kimball no pudo organizar una persecución se ordenó al Capitán Jedediah Hotchkiss que realizase un estudio detallado de la topografía del valle desde Harper’s Ferry hasta Lexington. Esta tarea no le llevó mucho tiempo a Hotchkiss el cual era profesor de geología minera en el condado de Augusta, junto a Stauton, en la cabecera del valle, y como hobbie tenía topografiar la zona. Al inicio de la guerra había estado al servicio de Robert E. Lee en West Virginia pasando luego a las órdenes de Jackson como Jefe de Topografía. Y su aportación sería muy valiosa señalando una posición defensiva donde la caballería de Turner Ashby mantuvo frenada la respuesta de Banks a las afueras de Strasburg. Para cuando el 2 de Abril unidades de Banks llegaban a la posición de Stony Creek de nuevo la caballería de Ashby aprovechó otra posición señalada por Hotchkiss durante otras dos semanas.

Aunque la situación no pintaba nada bien para Jackson en esos primeros días de Abril de 1862. El 1 de Abril McClellan se embarcaba en dirección a Fort Monroe para asumir el mando directo en la Península y había dejado redactadas órdenes para que avanzasen las tropas en torno a Washington. Las fuerzas federales al norte de Virginia eran 73.456 hombres con 109 cañones, siendo 18.000 en las fortalezas de la ciudad, 1.350 desplegados en el río Potomac, 10.859 en Manassas, 7.780 en Warrenton y 35.467 con Banks en el valle Shenandoah. Y así el día 3 de Abril el Mayor General Irvin McDowell recibía orden de Lincoln para mantenerse a la espera de su orden directa antes de realizar ningún movimiento y recibía el mando de todas las fuerzas entre las montañas Blue Ridge y Fredericksburg al crearse el Departamento del Rappahannock que le convertía en independiente del Ejército del Potomac, aunque McClellan no tuvo noticia de este cambio hasta el día 9.

Esta primavera estaba siendo muy intensa en el frente de Virginia con McClellan avanzando hacia Richmond lo que obligó al General Joseph E. Johnston a movilizar todas las fuerzas disponibles hacia la Península. Lo que dejó a la División de Jackson como la única unidad confederada al Norte de Richmond, ampliamente superada en número y con altas probabilidades de quedar copada. Las órdenes de Johnston fueron claras, se debía proteger Stauton a toda costa para impedir que el ferrocarril Virginia&Tennessee quedase cortado, el único refuerzo que pudo ofrecerle a Jackson fue la División del Mayor General Richard S. Ewell con sus 8.500 hombres posicionados en Brandy Station.

Pero Banks no dejaba de presionar al haber hecho regresar a la División de Alpheus Williams para intentar obligar a Jackson que se dirigiese hacia el Oeste contra el Mayor General John C. Fremont el cual iba a ser reforzado por la División del Brigadier Louis Blenker, el cual pertenecía al Ejército del Potomac pero tuvo que ser desviado hacia un nuevo frente. Esta nueva disposición de los federales le llevó a Jackson a replegarse rápidamente 25 millas hasta Harrisonburg el 18 de Abril desde Mt. Jackson. Al día siguiente se retiraron otras 20 millas hasta el paso Swift Run Gap, dejando en manos de Banks las localidades de New Market y cruzar las montañas Massanutten pues la caballería de Ashby falló en destruir los puentes en South Fork, Valle Luray.

Aunque de nuevo una mezcla de suerte y un buen trabajo por parte de Jackson el 22 de Abril Banks informaba a Washington que Jackson había abandonado el Valle Shenandoah. El 26 de Abril tomaba Harrisonburg y el 30 informaba que estaba en disposición de cruzar las montañas Blue Ridge y unirse al Mayor General Irvin McDowell que estaba en Fredericksburg en su hasta entonces planificado avance hacia Richmond y que estaba supeditado a la aprobación presidencial. Pero Banks se vio sumido en la indecisión ante la nueva situación. Se encontraba ante la vista de toda la anchura del valle y con su base logística a 100 millas de distancia y su principal pregunta: ¿dónde estaba Jackson? Así que decidió pedir instrucciones a Washington y se dispuso a esperar.

Aprovechando esta pequeña pausa debemos analizar un poco en profundidad este “nuevo” frente que se convertirá en parte fundamental de la Campaña de la Península. Como recordamos el “Plan Maestro” ideado por McClellan se basaba a grandes rasgos en situar un potente ejército en la retaguardia de las posiciones confederadas de Johnston en Centreville-Manassas que le obligase a presentar batalla ante la amenaza principal al Este de Richmond. Movimiento que se aprovecharía para hacer avanzar a McDowell desde Fredericksburg para coger a los confederados entre dos fuegos. El plan fue aprobado por Lincoln con la condición de que Washington debería estar protegida en todo momento y ese segundo movimiento sólo se produciría tras la aprobación presidencial.

Si vemos siempre nos encontramos que en el frente de Virginia todo avance sobre Richmond se produce directamente desde el Potomac y ¿por qué no se avanzaba desde el Oeste? La explicación la tenemos en el Valle Shenandoah. A lo largo de toda la contienda el Valle Shenandoah se convirtió uno de los puntos geoestratégico más importante de toda la guerra. Y es que este valle tenía unas peculiaridades muy características que si revisamos un mapa físico veremos las siguientes a primera vista.
El Valle Shenandoah tiene una pendiente de sur a norte con las montañas Blue Ridge al este y las Allegheny al oeste. Con un pequeño macizo central sólo atravesado por el camino desde New Market hasta Luray. Quedando como ruta más accesible para avanzar en Virginia el territorio desde las Blue Ridge hasta el mar, con el río Potomac como principal defensa confederada. Pero toda fuerza unionista que quisiera avanzar debía siempre tener presente la situación en el Valle Shenandoah, pues los numerosos pasos en las Blue Ridge favorecían un flanqueo por parte de quien dispusiera de su control. Pero en cambio sólo había un camino que cruzase las Allegheny, razón también por la cual West Virginia quedó tan fácilmente en manos de la Unión y su secesión de Virginia la convirtió en el 35º Estado de los USA.

Además el valle era un magnífico “puente” para introducirse sigilosamente en la Unión como quedaría demostrado en la Campaña de Gettysburg de 1863 o durante la Campaña del Valle de 1864 durante la cual el General Jubal A. Early llegó a las mismas puertas de Washington. Pero desde el lado contrario era una ruta que al discurrir hacia el sudoeste lo que hacía era alejar a todo ejército de su principal objetivo, Richmond, razón por la cual no fue contemplado detalladamente por el Alto Mando unionista hasta casi el final de la guerra. No apreciando su importancia como el principal almacén alimenticio del Ejército Confederado en Virginia gracias a su importante cosecha de trigo y cabaña ganadera. Además de que la localidad de Stauton dominaba el ferrocarril que unía Virginia con Tennessee.

También en las filas confederadas se produjeron cambios muy importantes desde la 1ª Batalla de Kernstown. Los apuntes sobre la vida de Thomas J. “Stonewall” Jackson nos dan una idea del duro carácter que había desarrollado por su experiencia en la vida y eso lo pudimos ver ya más claramente en su reacción respecto a Loring, prefiriendo que sus fuerzas quedasen reducidas a tener un subordinado en quien no confiaba. Pero además tras la batalla de Kernstown llegó el momento de depurar responsabilidades tras la derrota y el primero en sufrir el carácter de Jackson fue Richard S. Garnett, que fue cesado al mando de la Brigada Stonewall y acusado formalmente de insubordinación por abandonar su puesto y cobardía frente al enemigo, por retirar sus fuerzas sin orden de Jackson. Este suceso marcaría el futuro de Garnett como veremos en 1863 y algunas fuentes mantienen que se debió a motivos personales y otros a una “jugada” calculada por Jackson para dejar claro a las tropas que nadie estaba libre de ser castigado si no cumplía con las órdenes. También Turner Ashby fue “castigado” por su error al informar a Jackson de las fuerzas unionistas en Kernstown y sus acciones cubriendo la retirada en los días siguientes. Perdiendo el mando de la mitad de sus compañías que fueron puestas a las órdenes del recién ascendido Brigadier Gen. Charles S. Winder, aunque este intercedió por Ashby para que fuese rehabilitado como comandante de toda la caballería, a lo que Jackson accedió finalmente.

Aquí debemos analizar un poco más al que será el protagonista principal de esta campaña y notables sucesos en campañas posteriores. El estilo de Thomas J. Jackson lo debemos de calificar como mínimo de “muy peculiar”. Era un militar convencido y no dudaba en oponerse a cumplir una orden si la consideraba errónea como ya demostró en la Guerra de México siendo un joven oficial, pero al mismo tiempo era muy religioso y por tanto intentaba seguir los preceptos de la caridad cristiana. Sobre este punto no quisiera dejar pasar la ocasión para decir que esa falsa creencia de que intentaba por todos los medios no combatir en domingo pues era el día del Señor, no es cierta. Claro que intentaba cumplir con sus obligaciones religiosas, pues era diácono de la Iglesia Presbiteriana, pero tenía claro que en la guerra hay que aprovechar las oportunidades además de que se decía que “vivía según el Nuevo Testamento pero peleaba según el Antiguo Testamento”.

En su vida personal era muy amante de su esposa a la que enviaba tiernas cartas mientras que con sus hombres era muy marcial y severo, ante todo la disciplina era notoria entre sus unidades. Y como hemos visto exigía de sus hombres una obediencia absoluta a sus órdenes y no solía perdonar los errores siendo de los mejores ejemplos lo sucedido con Loring y Garnett. En cambio era muy divertido para sus hombres ver cuando su mujer Mary iba a visitarlo a su cuartel general y veían como esa pequeña mujer “ponía firme” y reprochaba al “temible” Stonewall Jackson por su uniforme sucio y desgarbado mientras él no dejaba de sonreír y prestarle todas las atenciones posibles. Esta mezcla de severidad con el mismo y con sus hombres aderezada por la ternura que según la ocasión demostraba convirtió a Jackson en el general al que sus hombres reverenciaban logrando él que cumpliesen sus órdenes incluso más allá de sus propios límites como veremos a lo largo de su carrera militar.

También era peculiar en el cuidado de su salud teniendo la creencia de que uno de sus brazos era más largo que el otro, razón por la cual era habitual verle con un brazo levantado pues creía que así compensaba su circulación sanguínea. Así como verle incluso dormirse mientras comía. Se cree en la actualidad que posiblemente sufría del síndrome de Asperger aunque no se puede asegurar, siendo también muy probable que repasando sus actuaciones Jackson se exigía tanto a sí mismo que en ocasiones sobrepasaba sus propios límites físicos.

De lo que sí podemos estar seguros es de su estilo de ejercer el mando. Era profundamente reservado con sus intenciones y para evitar filtraciones al enemigo no informaba a sus subordinados de sus planes hasta el último momento. Lo cual convertía a la eficacia de su cadena de mando en su punto débil si esta fallaba pues los comandantes de sus unidades no conocían los planes de Jackson en su totalidad. Esto lo vimos claramente en Kernstown cuando Garnett no sabía de la llegada de refuerzos y ordenó la retirada. Pero a su vez el punto fuerte de Jackson era que sabía muy bien interpretar las órdenes de sus superiores con que sólo le indicasen el objetivo final, quedando las operaciones a realizar a su criterio personal como veremos en el resto de sus acciones en la guerra y especialmente bajo las órdenes de Robert E. Lee, el cual adolecía de transmitir sus órdenes sin detallar.

Y como ya indicamos en el capítulo anterior, en Marzo de 1862 el principal asesor del Presidente Davis, Robert E. Lee, sabía de la importancia estratégica del valle Shenandoah en caso de que Richmond estuviese “asediada”, al igual que en todo castillo asediado lo es esa pequeña poterna por la cual se puede hacer una salida sorpresa y caer sobre la retaguardia de los sitiadores. Y por tanto se planeó una campaña que mantuviese alejada de la Península a toda fuerza unionista que pudiese bien reforzar a McClellan como sumarse a la ofensiva sobre Richmond y se aproximase por la el flanco confederado.

Así llegamos al 21 de Abril de 1862 cuando Jackson recibe una carta del Consejero Militar Presidencial Robert E. Lee, el cual solicitaba a Jackson que junto con la División de Ewell planease una serie de acciones en el Valle Shenandoah que obligase a que las tropas de McDowell situadas en Fredericksburg tuviesen que abandonar sus planes para avanzar sobre Richmond y tuviesen que dirigirse a socorrer a Banks. Esta carta nos muestra la clarividencia de Lee sobre los sucesos que ocurrirían en la Península, pues aún McClellan y su Ejército del Potomac se encontraban montando el asedio de Yorktown y aunque la amenaza era clara, no sería hasta el 5 de Mayo cuando se produjese la Batalla de Williamsburg y a finales de mes la Batalla de Seven Pines. Pero Robert E. Lee era un militar muy previsor que incluso era motivo de burla su insistencia en cavar trincheras en torno a Richmond y por la que se le conocía con el mote de “Rey de Azadas”. Esas trincheras serían muy útiles meses e incluso años después como veremos en capítulos venideros.

Y con esa carta Jackson no necesito más para poner a funcionar su cabeza. Lo primero que había quedado claro era que el mando de las operaciones quedaba enteramente en posesión de Jackson. Así la Campaña del Valle Shenandoah comenzaba realmente el 30 de Abril cuando la División de Ewell con 8.000 hombres relevó a la de Jackson en Swift Run Gap, movimiento posible pues no había ninguna fuerza unionista que controlase los movimientos de Ewell. Pues al recibirse el informe de Banks de que Jackson había abandonado el valle y por tanto la “amenaza” sobre Washington había desaparecido, McDowell se había concentrado en Fredericksburg sólo pendiente de su presumible avance sobre Richmond. El siguiente paso de Jackson era unirse a la Brigada del Brigadier General Edward “Allegheny” Johnson, fuerza de sólo 6 regimientos pero que tenía el nombre de “Ejército del Noroeste”, y sus 2.800 hombres. Su fuerza llegaba a los 17.000 hombres.

Es claro que nos encontramos con una muy importante, no por números pero sí por situación, fuerza confederada liderada por un hombre al que nadie puede negar que se hubiera hecho a sí mismo. Demostrando un gran carácter y con muchísima personalidad y confianza en sí mismo. Características que en según qué personas y momentos tanto pueden valer para un genio como para un loco y más aún en el ámbito militar. Y Thomas J. “Stonewall” Jackson es un claro ejemplo de un “genio” militar que en sus acciones en parte estuvo bendecido por la Diosa Fortuna y eso le libró de haber pasado a la historia como un “loco”. Aunque en las siguientes líneas veremos sus genialidades con algunas sombras.

Entonces tenemos a primeros de Mayo de 1862 al impresionante Ejército del Potomac dirigido por nuestro, ya viejo conocido, Mayor General George B. McClellan que poco a poco iba acorralando al Ejército Confederado en torno a Richmond. Pero la situación no la veía tan clara el mando unionista y su ejército comenzaba a dar muestras muy claras de ralentizarse hasta la parálisis total. McClellan pedía insistentemente a Washington que para “descongestionar” el frente confederado en la Península sería indispensable que las fuerzas unionistas que se encontraban en torno a la capital y el Valle Shenandoah comenzasen a moverse para amenazar el flanco izquierdo confederado. Estos movimientos ya estaban contemplados en el plan original para la Campaña de la Península, pero estaban sujetos a la aprobación en última instancia por parte del Presidente Lincoln, que en ningún momento permitiría que la capital quedase desguarnecida.

Así fue como el Mayor General “Stonewall” Jackson quien estaba al mando del Distrito del Valle del Departamento del Norte de Virginia se encontró con la orden de realizar operaciones ofensivas a lo largo del valle para mantener ocupadas al mayor número posible de unidades unionistas, aunque guardando en el mayor grado posible la integridad combativa de sus tropas.

Pero la principal ventaja de los confederados era su entrenamiento intenso en marchas y contramarchas, hasta que los soldados se auto-motejaron quejosamente “Caballería de a Pie” y aguardó su oportunidad. Vio con interés que sus enemigos principales, Fremont y Banks, descuidaban la concentración de su fuerza, (Fremont le facilitó las cosas planeando una campaña contra Loring en el Alto Kanawha con la Brigada de Jacod D. Cox que estaba siendo reforzada hasta el nivel de división), mientras McDowell, ponía el centro de gravedad en el Rappahannock, de donde esperaba ser llamado al sector de Richmond.

Los 17.000 hombres de Jackson eran una fuerza considerable, pero inadecuada respecto a las que se suponía que debía entretener y desconcertar, con los 40.000 hombres del I Cuerpo de McDowell en el Dept. Rappahannock, los 16.000 de Banks en el Dept. Shenandoah y los 15.000 de Frémont en el Dept. de las Montañas. Eso sumaba unos 70.000 hombres en primera línea, pero que podían ser reforzados con otros 20 ó 30.000 hombres de las unidades que estaban formándose y la guarnición de Washington.

La División de Stonewall iniciaba la marcha bajo fuertes lluvias hacia Port Republic el 2 de Mayo y tomaba camino del Sur por la carretera hacia Charlottesville pensando todos sus hombres que se dirigían a Richmond, rumor que se había dejado crecer pero el 4 de mayo a la altura del ferrocarril Virginia&Tennessee en la estación Mechum’s River se encontraban unos trenes esperando que irían hacia el Oeste para unirse a la fuerza de Edward Johnson.

Para cuando cayó Yorktown el 4 de Mayo, McClellan insistía en que le fuesen enviados los refuerzos planificados y con el rumor de la partida de Jackson hacia el Sur, McDowell centró su atención en preparar su avance hacia Richmond. Banks también declaraba que la División de Shields estaba preparada para unirse a McDowell, lo que le dejaría sólo con la División de Alpheus S. Williams posicionada en Strasburg. Mientras, desde el Depto. de las Montañas Frémont seguía planeando su invasión del Este de Tennessee y el primer paso sería que la Brigada de Robert H. Milroy y la de Robert C. Schenck avanzasen hasta Staunton, amenaza que había que anular la primera pues era un depósito de provisiones y dominaría una importante línea férrea que llevaba directamente hasta Richmond.

El 5 de Mayo de 1862 la División de Jackson se apeaba del tren a 6 millas de Staunton en donde se encontraba desplegada de Brigada de Johnson. Y dos días después 10.000 confederados iniciaban la marcha por la carretera de Parkersburg con Johnson en vanguardia. Al mediodía se topaban con los piquetes unionistas de Milroy en Ramsey’s Draft los cuales se retiraron apresuradamente hasta la localidad de McDowell.

Era el amanecer del lunes 8 de mayo cuando Jackson llegaba a las proximidades de McDowell y se encontraba a las tropas de Johnson perfectamente desplegadas para iniciar el ataque. Y al instante se inició el avance hacia la montaña Bullpasture sin ninguna oposición por parte de los federales. Al mismo tiempo Jackson realizó un reconocimiento del frente junto a su topógrafo Hotchkiss descubriendo la Colina Sitlington que dominaba las posiciones de la Unión. Rápidamente Johnson avanzó y ocupó la cima de la colina tras desalojar a algunos piquetes federales. Y Jackson ordenó que se buscase un camino para desplegar su artillería en la colina.

A las 10 de la mañana el Brigadier General Robert C. Schenck llegaba desde la localidad de Franklin a marchas forzadas y puesto que su nombramiento era anterior al de Milroy asumía el mando de los unionistas en McDowell.

UNION BG Robert C. Schenck

Brigada Milroy BG Robert H. Milroy
12º Ohio Cor. Carr B. White
25º Ohio TtC. William P. Richardson
32º Ohio TtC. Ebenezer H. Swinney
73º Ohio May. Richard Long
75º Ohio Cor. Nathaniel McLean
2º West Virginia Cor. George R. Latham
3º West Virginia TtC. Francis W. Thompson
Batería 9º Ohio Cap. Henry F. Hyman

Brigada Schenck
82º Ohio Cor. James Cantwell
5º West Virginia Cor. John L. Ziegler

CONFEDERACION MG Thomas J. “Stonewall” Jackson

División Jackson
2ª Brigada Cor. Jesse S. Burks
21º Virginia TtC. John M. Patton, Jr.
42º Virginia TtC. D.L Langhorne
48º Virginia May. James C. Campbell
1º Virginia (Bat. Irlandés) Cap. B.W Leigh

3ª Brigada BG William B. Taliaferro
10º Virginia Cor. Simeon B. Gibbons
23º Virginia Cor. Alexander Taliaferro
37º Virginia Cor. Samuel V. Fulkerson

Ejército Del Noroeste BG Edward “Allegheny” Johnson
12º Georgia Cor. Z.T Conner
25º Virginia Cor. George H. Smith
31º Virginia TtC. W.L Jackson
44º Virginia Cor. W.C Scott
52º Virginia Cor. Michael G. Harman
58º Virginia Cor. Francis H. Board

La disposición de las tropas federales se dispuso de la siguiente manera: 18 cañones agrupados en la colina del cementerio para mantener cubierto el puente del río Bullpasture; la infantería estaba desplegada al sur de McDowell y a lo largo del curso del río cubriendo unas 800 yardas. El primer movimiento fue destacar al regimiento 2º de West Virginia hacia Hull’s Hill, una pequeña colina que dominaba la carretera de acceso a la villa protegiendo su avance con tres compañías de caballería.

Con la visión de los confederados llegando a la ladera de la Colina Sitlington, los piquetes que quedaban en la zona informaron a Schenck y Milroy de que se estaba intentando desplegar a la artillería en su cima, si se lograba la posición unionista sería insostenible. Y puesto que Johnson no se decidía por avanzar los unionistas se decidieron a dar el primer paso.

Milroy dio la orden de avanzar a los regimientos 25º, 32º y 75º de Ohio y al 3º de West Virginia de su brigada, además del 82º de Ohio. Eran las 3 de la tarde cuando 2.300 federales cruzaron el puente y se dirigieron directamente hacia la Colina Sitlington mientras la artillería les apoyaba. Los confederados siguieron esperando en la cima de la colina.

El 3º de West Virginia siguió la carretera buscando el flanqueo de la derecha confederada apoyado por algunos cañones que se habían posicionado en Hull’s Hill. La respuesta de Jackson fue reforzar su flanco con dos regimientos (31º y 25º de Virginia) mientras el 21º de Virginia tomaba el relevo cubriendo la carretera. Al mismo tiempo el 12º de Georgia que se encontraba en el centro y ligeramente adelantado en la línea sufrió el impacto inicial del ataque federal.

Poco a poco los regimientos confederados fueron estableciendo una línea cohesionada que rechazó el ataque a su flanco derecho, mientras los georgianos retrocedían hacia la línea pues los unionistas recuperados del primer envite lanzaron un asalto en toda regla contra el ahora debilitado centro. Y fue aquí donde el 12º de Georgia se destacó en la defensa de la línea, incluso con la inferioridad de sus mosquetes frente a los rifles unionistas. En el fragor del combate entre asalto y asalto federal un soldado georgiano gritó: “No vinimos hasta Virginia para correr delante de los yankees”.

El tiempo fue pasando y Johnson fue herido en un brazo, teniendo que ser sustituido por Taliaferro mientras Jackson seguía organizando el correcto despliegue de los regimientos que se iban sumando a la línea. Manteniéndose un continuo duelo de fusilería hasta pasadas las 8 de la tarde cuando los unionistas se retiraron de la ladera de Sitlington’s Hill regresando a McDowell.

El tributo de este choque fueron 256 bajas unionistas (28 muertos, 225 heridos y 3 desaparecidos) y 461 confederadas (71 muertos, 390 heridos). El extraño suceso de que los atacantes sufrieran menos bajas que los defensores se debieron a la osadía del 12º de Georgia que de sus 540 componentes sufrieron 180 bajas. A su osadía y a la diferencia entre mosquetes y rifles.

 

En la madrugada del 9 de Mayo, Schenck ordenó la retirada hacia Franklin dejando al 73º de Ohio cubriendo la retaguardia. Al día siguiente los confederados entraron en McDowell e iniciaron la persecución de los unionistas hasta las proximidades de Franklin.

Según los pulidos informes de Schenck, aún hoy a menudo aceptados, McDowell casi fue una victoria unionista, donde los unionistas lanzaron un ataque preventivo, causando 400 bajas por unas 250 propias, y se replegó ante el riesgo de flanqueo, pero dejando al enemigo tan mal parado que no pudo montar una persecución “vigorosa”. Pero otros informes hablan de un máximo de 300 bajas confederadas. Y sobre todo, aquella “poco vigorosa” persecución duró casi una semana y 40 kilómetros, dejando totalmente desorganizadas las brigadas de Milroy y Schenck, quedando inoperantes durante dos semanas más.

La acción acabó hacia el día 11, con los hombres de Jackson incendiando los bosques en torno a Franklin para aumentar la confusión y dispersar los destacamentos enemigos desorientados en ellos pues no tenía tiempo para quedarse a capturarlos. Es indudable que, en tales circunstancias, Schenck tenía que haber perdido muchos cientos de hombres por captura o deserción.

Esta “Batalla de McDowell” ó “Sitlington’s Hill” fue de nuevo una derrota táctica para Jackson, en la que el ataque preventivo de Milroy impidió que los confederados tomasen la iniciativa. Pero lo que es innegable es de nuevo la victoria estratégica lograda para la Confederación y cómo Jackson había logrado concentrarse en un punto evitando que sus enemigos lograsen la superioridad numérica en su concentración planificada.

El peligro que implicaban los sucesos de McDowell-Franklin quedó oculto bajo la prosa de Schenck, y la Unión no fue demasiado consciente de él. Pero Fremont lo veía, y trató frenéticamente de enviar refuerzos hacia el Este. Así la División Kanawha de Jacob Dolson Cox hubo de dejar sus movimientos contra los confederados del manco William W. Loring en el Departamento del Sudoeste de Virginia y cruzar el Alleghany.

Sus prisas por abandonar la región dieron su oportunidad a Loring, que pudo tomar la iniciativa y hostigarles en una serie de escaramuzas en torno a la localidad de Princeton los días 15, 16 (el más duro) y 17 de Mayo, que a veces son (mal) llamadas Batalla de Princeton Court House. En donde para anular la amenaza sobre el ferrocarril Tennessee&Virginia se envió una fuerza comandada por el Brigadier General Humphrey Marshall que aunque tenía el nombre de Ejército del Este de Kentucky no eran más de 1.500 hombres. Este “ejército” llegó desde Abingdon, Virginia, y causaron 113 bajas a los unionistas por sólo 16 confederadas. La División Kanawha se retiró 20 millas.

Y ahora con la fuerza de Fremont momentáneamente incapaz de reaccionar, Jackson estaba libre para lanzar el ataque en el Valle del Shenandoah, donde hacia el 15 de Mayo marchaba hacia Harrisonburg para reunirse con Ewell, formando un espléndido Cuerpo de casi 17.000 hombres contra los como muchos 10.000 de Banks. Los planes de McClellan respecto a las tropas del Rappahannock dependían de la alarma que sus siguientes movimientos ofensivos causaran en Washington. Si se quiere, de su rapidez y contundencia ante Banks.

En Washington aunque la atención principal se centraba en las acciones de McClellan y cuando sería el momento de sumar al I Cuerpo de McDowell al avance sobre Richmond, el Secretario Stauton y su Ayudante General Lorenzo Thomas comenzaban a alarmarse. Se organizaron refuerzos incluso llamando a la milicia para que comenzasen a agruparse en torno a Harper’s Ferry con la intención de taponar la salida del valle hacia Washington. Estas unidades serían comandadas por el recién ascendido a Mayor General Franz Sigel que había sido llamado desde Missouri para sustituir al Brigadier General Louis (Ludwig) Blenker, sobre el que pesaban acusaciones de malversación, y la unidad sería el embrión de la División “Europea”.

Pero el más preocupado era Nathaniel Prentiss Banks, obvio siguiente objetivo de “Stonewall” Jackson que, no sabiendo aún que las fuerzas de Ewell se habían sumado a las de éste, había recibido informes suficientemente exagerados de la potencia de Jackson del mando de Frémont para temerlo como a un nublado. Por ello, trató de atrincherarse en la línea Strasburg-Front Royal, acumulando casi toda su fuerza en la primera de esas localidades al recibir informes de que Jackson marchaba contra él desde Harrisonburg por el más occidental de los dos valles altos del Shenandoah. Y luego, de repente, los informes cesaron.

Los informes siempre eran precarios, pues la caballería unionista estaba fallando en su labor de “ojos” del ejército. La culpa la tenía el sistema de dividirla en subunidades subordinadas a los mandos de infantería que les impedía alejarse demasiado, coartando la movilidad que debía de haber sido su mejor baza y los hacía formar pequeñas agrupaciones.

Los confederados no tenían en el Valle una masa superior de caballería, como entonces se pensó: poco más que el 2º de Virginia de Thomas T. Munford y el 7º de Turner Ashby, que había retomado el mando conjunto, aunque eran regimientos más completos y operativos que los unionistas y el conjunto pasaba de 1.000 jinetes. Pero su técnica operativa era distinta.

Para recoger informes enviaban minúsculas patrullas que actuaban por infiltración, rehuyendo el combate y con las que colaboraban espías y redes de simpatizantes locales. Mientras, el Cuerpo principal permanecía agrupado y si aparecía en la zona alguna de las modestas agrupaciones montadas de la Unión, que podía ser un peligro para sus destacamentos, la atacaba con toda su fuerza, rodeándola y abrumándola con superioridades numéricas de 5 a 1 ó mayores. En la mayoría de los casos los desalentados unionistas se rendían sin lucha.

Esta vez, varios destacamentos unionistas fueron barridos, y Banks se encontró totalmente a oscuras. En cambio Jackson estaba perfectamente enterado de la disposición y fuerzas de la tropa unionista a través de informes preparados por los secesionistas locales y que le había hecho llegar la estrella de sus espías, la joven de 18 años Belle Boyd, sobre la cual es preciso dar una referencia.

El año anterior, varias de las redes mejor organizadas de Washington de espías para el Sur, y sobre todo la de la propia Rose O’neal Greenhow, había dado en utilizar jovencitas como enlaces y correos. La clase media-alta de la capital estaba llena de jovencitas pro-sudistas con afán de aventuras, y eran utilísimas. Podían hacerse pasar por criadas, costureras, fregonas y aún por niños, y así entrar y salir en los lugares más inesperados. Y cambiando a ropa de hombre para cabalgar a campo abierto, y de mujer para pasar andando los controles, como si viviesen en las cercanías, eran mensajeros a los que nadie detenía. Parece que Boyd entró a trabajar para el espionaje confederado con 17 años como una de esas niñas correos.

Pero las redes de Washington fueron languideciendo. La misma Greenhow, que estaba muy vigilada, fue puesta bajo arresto domiciliario y como quiera que aún desde él siguiera dirigiendo su red a través de sus jovencitas, acabó en 1862 siendo expulsada del país, pasando a Inglaterra, donde sirvió al Sur como propagandista. Y la mayoría de la jóvenes “aprendizas” dejaron su arriesgado trabajo.

Pero la indómita Belle Boyd prefirió dar un paso más, y creó su propia red en el Shenandoah. Este servicio suyo para Jackson en Mayo de 1862 fue la cima de su actuación, y quizás el más brillante del espionaje militar confederado en toda la guerra. Pero la propia Boyd ya había sufrido una detención y comenzaba a estar bajo sospecha. Continuaría su actuación en el sector del Valle, salvo por algún corto periodo bastante tranquilo hasta el año 1864, aunque siendo detenida dos veces más. Pero cuando aquel año la región del Shenandoah volvió a convertirse en escenario de largos combates, fue resultando demasiado “caliente” para una agente ya conocida y Boyd emigró a su vez a Inglaterra acabando por hacer carrera en los escenarios de Londres.
Ya el 13 de Mayo Jackson ordenó a Ewell que comenzase a descender el valle y comprobase si Banks se retiraba de Strasburg. En esas fechas se había dispuesto que la División de Shields marchase hacia Fredericksburg para unirse a McDowell lo que dejaba reducida la fuerza unionista en el valle a la División de Alpheus S. Williams y sus 8.000 hombres.

Comenzaba así la segunda fase del plan de Jackson que a punto estuvo de irse al traste por un cruce de órdenes. Ewell sabiendo que el “objetivo principal” de la campaña era retener el mayor número posible de unionistas y sabiendo de la marcha de Shields pidió a Joseph E. Johnston confirmación de la orden recibida para retirarse y cubrir el posible avance del I Cuerpo de McDowell sobre Richmond. Pero en el interludio de los mensajes enviados el día 18, Ewell y Jackson se reunían en Mount Solon y decidieron que lo mejor era aprovechar la oportunidad que se presentaba para atacar a Banks en el Valle Shenandoah.

La “solución” al dilema planteado quedó resuelto cuando Jackson telegrafió directamente a Robert E. Lee que ante la oportunidad en el Shenandoah y la parsimonia demostrada por McClellan en la Península apoyó el plan presentado por Jackson. El Presidente Jefferson Davis tomó la decisión final y Johnston modificó sus órdenes a Ewell.

El 22 de Mayo la División de Jackson se encontraba con la División de Ewell en Luray, realizando una de las famosas marchas de la “Caballería a Pie de Jackson”, mientras la caballería de Turner Ashby avanzaba por el oeste de las montañas Massanutten hacia Strasburg en donde se encontraba el grueso de la fuerza de Banks. De nuevo Jackson buscaba una concentración de sus fuerzas para atacar una posición aislada de la Unión y en esta ocasión sería Front Royal que estaba guarnecida por el regimiento 1º de Maryland, pero que si se perdía Banks no tendría más remedio que abandonar Strasburg. Al tiempo que cortaba la línea férrea que llegaba hasta Manassas, lo cual obligaría a Shields a marchar a pie si quería regresar al valle Shenandoah.

Primer acto de esta función. Lo realizaría el Coronel Turner Ashby que amagó con una escaramuza en Strasburg el día 21 de Mayo para a continuación retirarse sobre sus pasos y pasando al otro lado de las montañas Massanutten realizar un reconocimiento de Front Royal. Jackson estaba marchando desde Luray con sus 16.000 hombres y al día siguiente acampaba a 10 millas de la posición federal. Y el 2º de Caballería de Virginia a las órdenes del Coronel Thomas T. Munford era enviado a cerrar el paso Manassas Gap, quedando aislado Front Royal del Este.

Jackson que no dejaba de reunir toda la información posible era conocedor de que el 1º de Maryland a las órdenes del Coronel John R. Kenly estaba compuesto de unos 1.000 hombres y dos cañones. Y estaban desplegados en la orilla Este del río Shenandoah y sus opciones eran seguir la línea férrea hacia Strasburg, enfrentarse a él o cruzar dos puentes para huir hacia Winchester.

Segundo acto. Comenzó en la mañana del viernes 23 de Mayo cuando Turner Ashby envió al 6º de Caballería de Virginia como avanzadilla hacia el Oeste de Front Royal evitando los piquetes unionistas llegando a la estación de Buckton. Allí se encontraban dos compañías federales que no fueron resistencia para la carga de la caballería virginiana y terminaron rindiéndose en su mayoría. La salida oeste hacia Strasburg quedaba cerrada.

Tercer acto. Jackson avanzó con sus hombres por el camino de Gooney Manor llegando al Sur de Front Royal, desplegando a la Brigada de Richard Taylor en Prospect Hill cubriendo el Este. Y al momento se envió al 1º de Maryland CSA, en donde estaban integrados los 150 hombres del Batallón Louisiana Tigers, bajo las órdenes del Mayor Roberdeau Wheat para desocupar Front Royal de piquetes federales. Fue en esta la única ocasión en toda la guerra cuando se enfrentaron dos regimientos con el mismo nombre, 1º de Maryland, y no hay mejor ejemplo de que fue una guerra entre “hermanos” como cuando el Capitán William Goldsborough hizo prisionero a su hermano Charles Goldsborough del 1º de Maryland USA.

El Coronel Kenly decidió replegarse hacia Camp Hill mientras su artillería le cubría con un fuego preciso desde Guard Hill lo que inclinó a los confederados a desplegarse hacia el Este para evitar un asalto directo y obligar a retirarse a los federales. Mientras la artillería confederada llegaba a Prospect Hill tras una dura marcha por los embarrados caminos debido a las continuas lluvias.

Cuando la caballería confederada comenzó a verse llagando desde el Oeste, el Coronel Kenly supo que no le quedaba más opción que retirarse hacia el Norte y daba orden de incendiar los puentes, acción por la que el Sargento William Taylor a pesar de ser herido cumplió con la orden y sería después condecorado con la Medalla de Honor del Congreso.

Cuarto acto. La suerte de los unionistas estaba clara, pues Jackson envió a su infantería a cruzar los puentes en llamas. Además los jinetes del 6º de Virginia comenzaban a llegar a su retaguardia y los federales iniciaron una huída desesperada que terminó cuando 250 hombres con el Teniente Coronel Thomas Flournoy al frente comenzó a rodearlos y Kenly cayó herido. Tras dos cargas de caballería 700 federales se rendían.
Con la función terminada llegó el momento de hacer recuento y este arrojaba un saldo claramente positivo para la Confederación. La Unión había sufrido 904 bajas de los que 691 eran prisioneros a cambio de sólo 26 bajas confederadas además de conseguirse un botín en provisiones valorado en unos 300.000$.

 

Pero el mejor “botín” iba a ser las consecuencias de la Batalla de Front Royal en el aspecto estratégico. El Coronel George H. Gordon intentaba convencer al Mayor General Nathaniel P. Banks de la necesidad de retirarse pero este contestaba:

“By God, sir, I will not retreat. We have more to fear from the opinions of our friends than the bayonets of our enemies”
“Le juro, señor, que no me retiraré. Tememos más las opiniones de nuestros amigos que las bayonetas de nuestros enemigos”

Jackson se dispuso a dar el siguiente paso en su Campaña e hizo cruzar a todos sus hombres al Norte del río Shenandoah. A Banks le quedaban cuatro opciones, esperar y defenderse en Strasburg o iniciar la marcha para unirse a Frémont al Oeste, marchar hacia el Este a través de Front Royal y unirse a McDowell o la más rápida salida que era marcharse al Norte a Winchester. Unas horas más tarde se iniciaba rápidamente la retirada hacia Winchester.

Se había engañado a Banks haciéndole creer que se encontraba en el lado occidental del valle cuando en realidad al tomar Front Royal se encontraba en disposición de flanquearle y dirigirse directamente hacia Winchester colocándose en su retaguardia. Y logrando con ello una importante ventaja de la moral entre las tropas que sería muy importante para el próximo combate.

También se había logrado una parte del Gran Objetivo de esta campaña. En Washington comenzaban a darse muestras de nerviosismo y Lincoln paralizó las órdenes que tenía el I Cuerpo de McDowell para unirse a McClellan, nada menos que vio su fuerza reducida en 20.000 hombres que marcharían para reforzar a Banks, estos refuerzos eran la División de Shields y parte de la Reserva de Pennsylvania a las órdenes del recién ascendido Mayor General Edward Otho Cresap Ord. Y Lincoln telegrafiaba el 24 de Mayo a las 4 de la tarde a McClellan:

“In consequence of General Banks’s critical position I have been compelled to suspend General McDowell’s movements to you. The enemy are making a desperate push upon Harper’s Ferry, and we are trying to throw Frémont’s force and part of McDowell’s in their rear.”
“Como consecuencia de la crítica posición del General Banks, e decidido suspender el movimiento de McDowell en su apoyo. El enemigo aprieta con fuerza sobre Harper’s Ferry y tratamos de enviar la fuerza de Frémont y parte de la de McDowell para que se retiren”

Al mismo tiempo Stonewall Jackson debía planificar un rápida persecución en la habría poco margen de error. Banks disponía de varias rutas a su disposición para llegar a Winchester de donde le separaban unas 25 millas. El orden de marcha sería el siguiente: Jackson iría hacia el Oeste desde Cedarville camino de Middletown para cortar la carretera principal del valle con la caballería de Turner Ashby en vanguardia; Ewell tomaría el camino directo desde Cedarville hasta Winchester para no embotellarse en la misma ruta pero sin adelantar a Jackson por si se necesitaba su apoyo.

En el lado unionista Banks partió con el grueso de sus fuerzas directamente hacia Winchester por la carretera del valle mientras el Coronel Gordon se quedaba al mando de una fuerza encargada de cubrir la retaguardia. El plan diseñado por Gordon era diseminar pequeños piquetes en todas las rutas posibles para entorpecer el avance confederado lo máximo posible aunque siempre habría que seguir retirándose.

A mediodía del sábado 24 de Mayo mientras Jackson almorzaba con sus tropas en Cedarville recibió noticias de que se habían visto piquetes a menos de 1 milla de su posición, para él fue la señal de que Banks se estaba replegando hacia Winchester y por tanto no había un minuto que perder. Al instante fueron enviados jinetes desde Front Royal hasta Strasburg para confirmar la información y tomar la localidad y Jackson avanzaría a marcha forzada hasta Middletown. Ewell debía mantenerse paralelo a él mientras el 2º y 6º de caballería de Virginia debía tomar el camino hacia Newton para intentar cortar el camino a la vanguardia de unionista.

Jackson se topó enseguida con la caballería federal y no pudo llegar a Middletown hasta las 3 de la tarde aunque dispuso a su artillería para acosar la columna federal. Cuando parecía inminente su captura los unionistas prendieron fuego un puente y el resto de la Columna tomó la ruta alternativa de las montañas hasta Winchester por el camino de Cedar Creek Grade. El caos fue total cuando los “Louisiana Tigers” asaltaron un tren de suministros lo cual ralentizó los pasos de la Columna confederada. Días más tarde dos soldados de los Tigers fueron fusilados por insubordinación al emborracharse con el whisky capturado en los carros yankees y no cumplir las órdenes de seguir luchando.

Con la llegada de la Brigada Stonewall se fue recuperando el orden pero los unionistas dirigidos por el Coronel Gordon se dispusieron a ofrecer resistencia. Para las 4 de la tarde el Brigadier Richard Taylor inició un ataque sobre los unionistas, pero Jackson se dio cuenta de que no era más que la retaguardia y ordenó que se reanudase la persecución. Envió un mensaje a Ewell en el que le ordenaba que acelerase su marcha para llegar a Winchester lo antes posible y se desplegase al Sur de la localidad. Al tiempo que se ordenaba al Brig. Gen. George H. Steuart que avanzase con dos regimientos de caballería directamente hacia Newton para intentar cerrar la carretera hacia Winchester.

Se produciría durante toda la tarde y la noche una persecución incesante sobre los unionistas en la que quizás Jackson debía haber pausado su ritmo en vez de azuzar tanto la retaguardia de Banks. Aunque muy destacable fue las acciones de retaguardia dirigidas por el Coronel Gordon, destacando la actuación del Teniente Coronel Andrews del 2º de Massachusetts que aprovechando los vallados que discurrían a lo largo de la carretera disputó cada uno de los pasos dados por los confederados. Finalmente ya a la 1 de la madrugada Stonewall Jackson comprendió que sus hombres estaban agotados por lo que dio orden de descanso a sus hombres.

Esta persecución no había resultado del todo mal, pues la cantidad de material capturado a los unionistas era un buen botín, aunque el objetivo era destruir la fuerza de Banks y no se había conseguido. Los confederados habían fallado especialmente en su disciplina, destacando el batallón de los Louisiana Tigers y otra vez la caballería que se habían dedicado más a saquear los carros federales que a mantener una persecución constante. Pero Jackson tenía claro su objetivo y no estaba dispuesto a dar un respiro a su enemigo ya después sería el momento de analizar lo ocurrido.

A las 4 de la mañana del domingo 25 de Mayo de 1862 se ordenó formar a las tropas confederadas que sumaban aproximadamente unos 15.000 hombres mientras que Jackson realizaba un reconocimiento de las tropas unionistas de Banks en torno a Winchester y que sumaban unos 6.500 hombres. Esta oportunidad de disponer el doble de fuerzas no podía ser desaprovechada, era el momento de asestar un duro golpe a la Unión. La disposición de unidades en esta batalla era el siguiente:

 UNION

Departamento del Shenandoah MG Nathaniel P. Banks

1ª División BG Alpheus S. Williams

1ª Brigada Cor. Dudley Donnelly
5º Connecticut TtC. George D. Chapman
28º New York TtC. Edwin B. Brown
46º Pennsylvania Cor. Joseph F. Knipe

3ª Brigada Cor. George Henry Gordon
2º Massachussetts TtC. George L. Andrews
29º Pennsylvania Cor. John K. Murphy
27º Indiana Cor. Silas Corgrove
3º Wisconsin Cor. Thomas H. Ruger

Caballería
1º Michigan (5 Comp.) Cor. Thornton F. Brodhead

Artillería Cap. Robert B. Hampton

Bat. M, 1º NY Art. Ligera Tte. James H. Peabody
Bat. F, Penn Art. Ligera Tte. J. Presley Fleming
Bat. B, 4º US Art. Ligera Tte. Franklin B. Crosby

Unidades Independientes

Brigada Caballería BG John P. Hatch
1º Maine (5 Comp.) TtC. Calvin R. Douty
1º Vermont Cor. Charles H. Tompkins
5º New York Cor. Othneil De Forest
1º Maryland (5 Comp.) TtC. Charles Wetschky

Unidades
10º Maine Cor. Geo. L. Beal
Pennsylvania Zuavos de África Cap. Charles H. T Collis
8º New York Cab. (5 Comp. desmontadas) TtC. Charles R. Babbitt
Bat. E, Pennsylvania Art. Tte. Charles A. Atwell

CONFEDERACIÓN

Departamento del Valle MG Thomas J. Jackson

División Jackson MG “Stonewall” Jackson

1ª Brigada “Stonewall” BG Charles S. Winder
2º Virginia Cor. J.W Allen
4º Virginia Cor. Charles A. Ronald
5º Virginia Cor. W.S.H Baylor
27º Virginia Cor. Andrew J. Grigsby
33º Virginia Cor. John F. Neff

2ª Brigada “Campbell” Cor. J.A Campbell
21º Virginia Cor. John M. Patton
42º Virginia TtC. William T. Martin
48º Virginia TtC. Thomas S. Garnett
1º Virginia Batn. Cap. B.W Leigh

3ª Brigada “Taliaferro” Cor. Samuel V. Fulkerson
10º Virginia Cor. E.T.H Warren
23º Virginia Cor. Alexander G. Taliaferro
37º Virginia May. T.V Williams

Artillería Cor. Stapleton Crutchfield
Bat. Poague Cap. William T. Poague
Bat. Wooding Cap. George W. Wooding
Bat. Carpenter Cap. Joseph Carpenter
Bat. Caskie Cap. William H. Caskie
Bat. Carrington Cap. Joseph Carrington
Bat. Cutshaw Cap. Wilfred E. Cutshaw

División Ewell MG Richard S. Ewell

2ª Brigada “Steuart” Cor. W.C Scott
44º Virginia Cor. W.C Scott
52º Virginia TtC. James H. Skinner
58º Virginia Cor. Samuel H. Letcher

4ª Brigada “Elzey” BG Arnold Elzey
12º Georgia Cor. Zephaniah T. Conner
13º Virginia Cor. James A. Walker
25º Virginia TtC. Patrick Duffy
31º Virginia Cor. John S. Hoffman

7ª Brigada “Trimble” BG Isaac Trimble
15º Alabama Cor. James Cantey
21º Georgia Cor. John T. Mercer
16º Mississippi Cor. Carnot Posey
21º N. Carolina Cor. William W. Kirkland

8ª Brigada “Taylor” BG Richard Taylor
6º Louisiana Cor. Isaac G. Seymour
7º Louisiana Cor. Harry T. Hays
8º Louisiana Cor. Henry B. Kelly
9º Louisiana Cor. Leroy A. Stafford
“Louisiana Tigers” May. C.R Wheat

Independiente
1º Maryland Cor. Bradley T. Johnson

Artillería Cor. Stapleton Cruchfield
Bat. Brockenbrough Cap. John Brockenbrough
Bat. Courtney Cap. A.R Courtney
Bat. Lusk Cap. John A.M Lusk
Bat. Raine Cap. Charles I. Raine
Bat. Rice Cap. William H. Rice

Caballería BG George H. Steuart
2º Virginia Cor. Thomas T. Munford
6º Virginia Cor. Thomas Flournoy
7º Virginia Cor. Turner Ashby
Bat. Chew Cap. R. Preston Chew

Thomas Stonewall Jackson consciente de la excelente oportunidad que se le presentaba y no estaba por la labor de dejarla escapar. Lo primero que realizó fue un reconocimiento en persona de la disposición de tropas unionistas decidiendo que el ataque inicial avanzaría paralelo a la Autopista del Valle directamente hacia el centro de Winchester tomando una pequeña loma que había al sur de la localidad.

Banks tenía dos brigadas de infantería al mando de los Coroneles Dudley Donnelly y George H. Gordon apoyados por una brigada de caballería al mando del Brigadier John P. Hatch y una artillería integrada por dieciséis cañones. Gordon estaba desplegado en la Colina Bower junto a una batería, en el centro cubriendo la carretera se habían colocado dos cañones y Donnelly se había desplegado a su izquierda de forma escalonada intentando cubrir los caminos de Front Royal y Millwood con los ocho cañones restantes.

La disposición de ambos contendientes era inmejorable para realizar una batalla “limpia” de aniquilamiento. Con Jackson posicionado en la Autopista del Valle y Ewell situado sobre la Autopista de Millwood sólo quedaba fijar el centro unionista mientras se realizaba una maniobra de flanqueo aprovechando la ventaja numérica. Así se dispuso que fuera su tropa en la que más confiaba quien realizaría el ataque inicial en el centro de la línea unionista, mientras las Brigadas de Elzey, Scott y Taylor debían dejar a Ewell sólo con la Brigada de Trimble y la caballería de Steuart para ejercer de reserva de Jackson y su fuerza de flanqueo.

Los primeros disparos los realizaron los hombres de Trimble que comenzaron el ataque a lo largo de la carretera de Millwood recibiendo un duro castigo por parte de los federales que además de la artillería contaban con la protección de unos muros de piedra, especialmente el 21º de North Carolina de Kirkland. Ewell ordenó reagruparse y desplegar su artillería para realizar un segundo asalto al tiempo que dividió a la Brigada de Trimble para flanquear la posición de Donnelly. Así envió al 1º de Maryland que flanquease la posición federal en la carretera por su derecha al tiempo que el 21º de Georgia flanquearía por la izquierda unionista y ambos realizasen fuego de enfilada. Ante la nueva situación Donnelly decidió replegarse hacia la ciudad aunque manteniendo su flanco derecho en contacto con Gordon. Pero Ewell no iba a dejarle respirar y enseguida envió al ataque a sus dos regimientos restantes, el 15º de Alabama y el 16º de Mississippi, amenazando el flanco izquierdo unionista.

Acto seguido al ataque iniciado por Ewell en la derecha Jackson envió a su Brigada “Stonewall” al mando de Charles Winder avanzar por la Autopista del Valle cubierto por la niebla matinal pero en cuanto se toparon con la línea de Gordon fueron duramente castigados por su batería posicionada en la Colina Bower. La respuesta de Jackson fue enviar a su artillería que se posicionó a una distancia de menos de media milla produciéndose un intenso duelo de artillería. Pero los tiradores federales cubiertos por un muro de piedra comenzaron a causar numerosas bajas entre los artilleros confederados por lo que se ordenó avanzar a las brigadas de Fulkerson (Taliaferro) y Campbell para apoyar a Winder.

Mientras se reforzaba este asalto en el centro Jackson ordenó a los louisianos de Taylor que buscasen el flanco unionista siendo seguido por la Brigada de Scott y apoyado por dos regimientos de Fulkerson y una batería. Cuando los confederados lanzaron su asalto concentrado sobre la Colina Bower con tres brigadas en su frente y otras tres en su flanco derecho, el Coronel George H. Gordon comprendió que sólo podía retirarse lo más rápido posible. Además Ewell en el otro extremo de la línea también había flanqueado a Donnelly y el colapso de los unionistas fue total. Sólo eran las 9 de la mañana cuando la victoria era claramente confederada.

Llegaba el momento de la persecución ante unas tropas supuestamente presas del pánico, pero la situación no fue esta y los unionistas mantuvieron su cohesión incluso sufriendo el acoso de los civiles de Winchester que les atacaban desde las ventanas. Era la oportunidad de la caballería para cerrar los caminos al norte de Winchester pero de nuevo la caballería confederada falló en su cometido principal entreteniéndose con las provisiones capturadas, algo que también le ocurrió a la mayoría de las tropas confederadas que se entretuvieron recibiendo los vítores de la población. Y sólo se persiguió pero a un ritmo bajo durante unas 12 millas en dirección al Potomac.

El Mayor General Nathaniel P. Banks ordenó una retirada general que no se detuvo hasta llegar a Martinsburg, pero sólo durante unas horas, para reemprender la retirada hasta cruzar el río Potomac en Williamsport (Maryland) tras nada menos que 35 millas en las 14 horas posteriores a la batalla. Esta “1ª Batalla de Winchester” había dejado un costoso saldo para la Unión con más de 3.000 bajas, siendo 62 muertos, 688 heridos y 2.300 desaparecidos, por sólo 400 bajas confederadas, siendo 68 muertos, 329 heridos y 3 desaparecidos.

La “1ª Batalla de Winchester” acontecida el domingo 25 de Mayo de 1862 fue el punto de inflexión de la Campaña del Valle realizada por el Mayor General Thomas J. Stonewall Jackson y que tuvo una relevancia muy destacada en todo el frente del Este de la guerra. Aunque el resultado no fue el esperado por Jackson quien pretendía acabar por completo con la fuerza del Mayor General Nathaniel P. Banks. Este “fracaso” a los ojos de Jackson y del que culpaba especialmente a su caballería como reflejó cuando se lamentó:

“Never was there such a chance for cavalry. Oh that my cavalry was in place!”
“Nunca había visto una oportunidad igual para la caballería. Oh, si mi caballería hubiese estado en su lugar”

Pero lo cierto es que el principal culpable de no haber logrado una victoria aplastante fue la suma de su propio carácter junto con el cúmulo de circunstancias de la propia campaña. Desde el principio Jackson había exigido el máximo a sus hombres los cuales llevaban marchando y peleando durante toda una semana, por lo que la persecución de los unionistas sólo se podía realizar a un ritmo muy lento, el agotamiento había hecho mella en sus hombres. Y con la infantería agotada giramos nuestra atención a la caballería, pero aquí no se puede hablar de agotamiento y ni siquiera cargar las tintas contra el Brigadier Turner Ashby, sino contra el propio Jackson. Sí, el principal responsable del fallo de la persecución a los federales por parte de la caballería fue el propio Stonewall Jackson. El cual no sabiendo a veces controlar su propio carácter había relegado a su mejor oficial de caballería a un puesto secundario dejando el mando superior de la caballería en manos del Brigadier George H. Steuart el cual ya durante la persecución tras la batalla y ante una orden de Jackson notificada por un ayudante este le había contestado que él sólo recibía órdenes del Mayor General Ewell.
Y así ante la clara situación de agotamiento de sus tropas Jackson ordenó acampar durante dos días para recuperar fuerzas y disfrutar del botín capturado. Si algo había logrado además de una clara victoria era el enorme botín de pertrechos obtenidos. Además de los dieciséis cañones capturados, 6 napoleones y 10 parrotts, también había capturado los almacenes unionistas en la villa así como casi todo el tren de suministros de Banks. Tal era el número de pertrechos capturados que en adelante sus propios hombres llamaron a Banks el “General Intendente”.

 

Jackson fotografiado en Winchester, 1862

Aunque mientras Stonewall Jackson se lamentaba por lo que consideraba una victoria menor de la esperada, lo cierto es que había logrado una inconmensurable victoria estratégica para la Confederación cuando más lo necesitaba.

Dos días antes, 23 de Mayo de 1862, mientras Jackson atacaba a Banks en Front Royal el Presidente Lincoln se encontraba precisamente visitando al I Cuerpo de Irvin McDowell en Fredericksburg y se informaba a McClellan de que al día siguiente llegaría la División de Shields con sus 10.000 hombres. Y puesto que se contaba con que no había ninguna fuerza confederada en el Shenandoah el lunes 26 de Mayo 40.000 hombres marcharían desde Fredericksburg directamente hacia Richmond. Pero cuando Lincoln regresó a la Casa Blanca esa noche del 23 llegaron las primeras noticias del Shenandoah. La situación era que Jackson no sólo había hecho retroceder a Banks de su posición de Strasburg sino que había casi 20.000 hombres situados en una ruta directa hacia la capital federal.

Durante esa noche del 23 de Mayo se ordenó a McDowell que abandonase cualquier plan de marcha hacia Richmond y a la mañana siguiente se ordenó al Mayor General John C. Frémont del Dept. de las Montañas que marchase desde Franklin a Harrisonburg para interceptar la línea de comunicación de Jackson e intentase destruir sus fuerzas. Además Nathaniel P. Banks sería relevado del mando de las operaciones por Frémont. Para completar la “cacería” de Jackson se ordenó a McDowell que enviase de vuelta a la División del Brigadier James Shields y sumase la División del Mayor General Edward O.C Ord lo que dejaba a la Unión sin 20.000 hombres que iban a dirigirse a Richmond.

Durante la tarde del 24 de Mayo McClellan fue informado de esta nueva situación, pero fue el 25 de Mayo cuando se puede decir que el pánico se hizo presente en Washington. Llegaron las noticias de que Jackson había expulsado a Banks del Valle Shenandoah y tenía camino libre hasta Harper’s Ferry, además de haber causado más de 3.000 bajas y capturado un ingente botín en material militar de todo tipo. La situación en la Casa Blanca la reflejan estos telegramas que Lincoln envió a McClellan ese mismo día con pocas horas de diferencia:

“I think the time is near when you must either attack Richmond or give up the job and come to the defense of Washington. Let me hear from you instantly.”
“Pienso que el tiempo corre y usted debe atacar Richmond o dejar esa tarea y venir a defender Washington. Infórmeme al instante”

Más tarde, durante el mismo día:

“Banks ran a race with the rebels, beating them into Winchester yesterday morning. This morning a battle ensued between the two forces, in which Banks was beaten back into full retreat toward Martinsburg, and probably is broken up into a total rout.”
“Banks tuvo un encuentro con los rebeldes, fueron expulsados hacia Winchester ayer por la mañana. Esta mañana continuó la batalla entre las dos fuerzas, en la cual Banks tuvo que retirarse totalmente hacia Martinsburg, y probablemente esté totalmente derrotado”

Cuando las noticias de la situación de Banks fueron conocidas en toda su magnitud era como si un terremoto hubiese sacudido a toda la Unión. El Gobierno Federal hizo un llamamiento general a todos los Estados para que todas las tropas milicianas fuesen dispuestas para ser enviadas a defender Washington. En Massachusetts el Gobernador ordenó a las 11 de la noche del 25 de Mayo que toda la milicia estatal fuese llamada para ser enviada a la capital, al mismo tiempo en Ohio se hizo el mismo llamamiento. Nada menos que medio millón de hombres fueron llamados a filas en 24 horas para sumarse a la defensa de Washington tras el llamamiento de Lincoln y todos los ferrocarriles quedaron bajo el control militar para disponer su desplazamiento.

Por su parte McClellan se encontraba totalmente inmerso en un lento pero al fin y al cabo avance hasta el río Chickahominy en donde estaría a las mismas puertas de Richmond, por lo que una gran batalla estaba a punto de librarse y retirarse era inviable. Así que la batalla de Winchester había sido una victoria mayúscula para la Confederación aunque Jackson pensara que se podía haber logrado más.

Volviendo nuestra atención al campamento confederado nos encontramos con los agotados soldados de Jackson y Ewell que llevaban nada menos que cuatro semanas de continuas marchas y seis combates librados. Por esta razón Thomas J. Stonewall Jackson redactó una conmovedora orden a su ejército en la que les expresaba su agradecimiento por lo realizado y el lunes 26 de Mayo se dedicó a descansar y que todos los hombres quedasen libres de sus obligaciones militares para realizar los diferentes actos religiosos de cada creencia.

Un detalle que no podemos dejar pasar por alto fue la situación de los heridos y el personal médico. El Doctor Hunter McGuire que era el Director Médico del Ejército en el Shenandoah realizó una inspección del hospital unionista en Winchester en donde además de los heridos se encontraban ocho médicos que no habían abandonado su puesto y seguían atendiendo a los heridos. McGuire informó a Jackson y solicitó permiso para que el personal médico permaneciese durante quince días cuidando a los heridos y después fuesen liberados tras jurar no levantarse en armas de nuevo contra la Confederación bajo “palabra de honor”.

Jackson dio su permiso a McGuire para realizar de esa manera aunque no mediante una orden escrita. Pero esta fue la regla que siguió McGuire en su servicio bajo los Generales Ewell, Early y Gordon, incluso cuando en Febrero de 1864 fue capturado el inspector médico del ejército de Sheridan. El propio McGuire fue liberado por Sheridan cuando fue capturado en una batalla posterior. El caso es que esta regla fue mantenida durante toda la guerra aún cuando la liberación de prisioneros bajo “palabra de honor” o intercambios de prisioneros fueron cancelados con el paso del tiempo y muchos médicos confederados fueron liberados de acabar en los campos de prisioneros y pudieron seguir realizando su servicio.

Volviendo a los temas militares nos encontramos que el 27 de Mayo los confederados seguían descansando en Winchester mientras Jackson esperaba instrucciones de Richmond para decidir sus siguientes movimientos. La respuesta recibida fue amenazar con una invasión de Maryland y un posible avance sobre Washington para provocar que McClellan fuese llamado a defender su capital. Aunque los jinetes de Turner Ashby mantenían una red de informadores en todo el valle y empezaron a llegar noticias de movimientos federales que se dirigían directamente hacia el Shenandoah. Pero Jackson no se asustaba fácilmente y rápidamente ideó un plan tanto para realizar las órdenes de Richmond como para asegurar la supervivencia de su ejército.

El 28 de Mayo el Brigadier Charles S. Winder era enviado con cuatro regimientos y dos baterías hacia Charlestown para realizar un reconocimiento de las posiciones federales en la zona. Y el informe que recibió Jackson le indicaba que en Harper’s Ferry había una guarnición de unos 7.000 hombres y 18 cañones bajo el mando del Brigadier Rufus Saxton. Esta guarnición eran un cúmulo de unidades reunidas a toda prisa para defender la localidad y Saxton muy acertadamente había decidido ocupar la Meseta Bolivar y disponer una potente batería en las alturas Maryland con el Potomac a su espalda y dominando todos los accesos a Harper’s Ferry desde el Sur.

Winder hizo retroceder a los piquetes de Saxton pero rápidamente se replegó a Charlestown en donde se reunió con Ewell que había avanzado con su división y Jackson con el grueso de su fuerza. Al día siguiente se realizó un ataque de tanteo en la hacia las alturas Bolivar y Loudoun. Informado Rufus Saxton de que la División de Jackson cruzaba el Potomac por arriba de Harper’s Ferry replegó sus fuerzas hacia los límites de la localidad al tiempo que reforzaba la posición artillera de las alturas Maryland desde donde su artillería podría cubrir todo el dispositivo defensivo.

Stonewall Jackson lograba con este movimiento sobre Harper’s Ferry su principal objetivo temporal. Recordemos que las órdenes que había recibido Jackson al inicio de la Campaña era atraer el mayor número de tropas federales que pudiesen converger sobre Richmond y mantener en la medida de lo posible la integridad de sus tropas. El primer objetivo había sido logrado en cuanto Washington ordenó que 60.000 hombres de primera línea se dirigiesen hacia el Shenandoah. El segundo objetivo estaría vigente hasta que finalizase la campaña pero unos nuevos objetivos “secundarios” se habían sumado debido a las circunstancias.

Uno era poner a buen recaudo todo el botín obtenido durante esta primera fase de la campaña lo cual requería su tiempo a la vez que para mantener la integridad de su fuerza debía conseguir casi que el tiempo se detuviese casi en un milagro parecido al que se relata en el Antiguo Testamento en los tiempos del Profeta Josué cuando el Sol se detuvo en medio de una batalla.

Así que tenemos a Jackson llamando la atención en el vértice norte del Shenandoah mientras los federales Frémont y Shields se dirigían directamente hacia Strasburg con 60.000 hombres a cortar su línea de comunicaciones y atrapar a los 15.000 confederados que había en el valle. El viernes 30 de Mayo Jackson era informado que Frémont se encontraba con 15.000 hombres a unas 20 millas de Strasburg y que Shields estaba cruzando las Blue Ridge hacia Front Royal y automáticamente los confederados iniciaron la marcha hacia Winchester menos la Brigada Stonewall junto con el regimiento 1º de Maryland y una unidad de caballería a las órdenes del Brigadier Charles Winder que debían mantener Harper’s Ferry bajo amenaza de un asalto.

Al comenzar a caer la noche del 30 Jackson había recorrido 25 millas para acampar a las afueras de Winchester, quedaban 20 millas hasta Strasburg. Por parte de la Unión Frémont se encontraba en Wardensville, también a 20 millas de Strasburg y había telegrafiado a Lincoln que durante la tarde del siguiente día entraría en la localidad. Y los unionistas de Shields ya habían ocupado Front Royal quedando Strasburg a medio día de marcha. La última unidad en llegar a su campamento fue la Brigada Stonewall que tras mantener unas escaramuzas había abandonado los alrededores de Harper’s Ferry y se había retirada hasta Halltown, a 23 millas del cuerpo principal confederado.

Amanecía el sábado 31 de Mayo y Jackson demostraba una parsimoniosa calma a pesar de los informes recibidos. Por la noche había enviado a nuestro viejo conocido, el topógrafo Capitán Hotchkiss a reunirse con Winder para que realizase una marcha nocturna forzada, el aguardaría en Winchester el mayor tiempo posible. Y así Jackson dio orden de iniciar la marcha hasta Strasburg aunque sin aparentar prisa alguna mandando por delante los 2.300 prisioneros federales custodiados por el 21º de Virginia. A continuación iniciaron la marcha un tren de carros de 7 millas de largo en fila de a dos seguido del resto de las tropas.

Pues bien, resulta que el sábado 31 de Mayo de 1862 pasó sin pena ni gloria a la historia de la Guerra Civil Americana en la Campaña del Valle cuando todo apuntaba a que se produciría una importante batalla en torno a Strasburg entre los confederados de Jackson y Ewell y los federales de Frémont y Shields. Pero el caso es que nada ocurrió como parecía el día anterior.

Al caer la tarde Jackson se encontraba acampado al sur de Strasburg tras haber marchado 50 millas en dos días sin perder dejar atrás ni prisioneros ni bagaje y ocupando una posición con sus flancos cubiertos por las montañas del Norte a su izquierda y las Massanuttons a la derecha. Además la Brigada Stonewall se unía a la División a primeras horas de la tarde. ¿Pero qué había ocurrido con los unionistas?

Frémont se había encontrado con piquetes de la caballería de Ashby y para cuando cubrió el trayecto de 20 millas se encontró con Jackson ya acampado. Pero más llamativo es el papel realizado por Shields, el cual se encontraba el día anterior a sólo 12 millas de Strasburg. Pero el caso es que perdió toda su ventaja avanzando con una cautela extrema. De nuevo Jackson había dejado asombrados a sus enemigos por su rapidez de movimientos y sigilo.

Pero no había tiempo que perder y ese mismo 1 de Junio al inicio de la noche Jackson ordenó a sus tropas que marchasen otras 12 millas hasta llegar a Woodstock. A la mañana siguiente Frémont se puso en marcha e inició la persecución directa de Jackson subiendo por el valle Shenandoah, al mismo tiempo el Mayor General Irvin McDowell había llegado a Front Royal y tomando el mando de las operaciones de sus fuerzas envió a la División de Shields a remontar el valle Luray en paralelo a Frémont, mientras la División de Ord permanecía en Front Royal. La respuesta de Jackson a este movimiento fue enviar urgentemente a una unidad de caballería con el Capitán de Ingenieros Boswell a destruir los tres puentes que cruzaban el Luray e impedir que Frémont y Shields se uniesen en New Market.

Un detalle tenido en cuenta por Jackson eran las casi omnipresentes lluvias en el valle por estas fechas. De momento Jackson había logrado una pequeña ventaja habiendo destruido a Banks que con el resto de su fuerza permanecía inactivo en Williamsport, Saxton permanecía anclado en Harper’s Ferry con sus 7.000 hombres y Frémont como McDowell habían fallado en cerrarle el paso en Strasburg.

El primer paso estaba dado, con los puentes sobre el Luray destruidos Shields debería seguir remontando el valle pero utilizando caminos embarrados, mientras Jackson avanzando por la carretera de macadán del valle enviaría su tren de carros y a los prisioneros directamente hacia Staunton, al tiempo que mantendría la distancia con Frémont hasta que estuviese dispuesto para presentar batalla de forma ventajosa. Eso sí, siempre enfrentándose a los unionistas por separado para no acabar en desventaja numérica.
El 2 de junio la caballería unionista al mando del Brigadier George D. Bayard se encontraba realizando una fuerte persecución sobre los confederados por lo que llamó la atención de Turner Ashby y recibió el gusto de conocer de primera mano sus tácticas. A la altura de Mount Jackson Ashby cerró la carretera con un regimiento de infantería y ocultó sus jinetes tras los arbustos a ambos lados de la carretera. Cuando los unionistas se lanzaron a la carga fueron sorprendidos por los jinetes confederados y muy pocos lograron escapar.

El 3 de junio Jackson cruzaba New Market destruyendo el puente que cruzaba el río y logrando un día de ventaja sobre Fremont. El 5 de junio llegaba a Harrisonburg al mediodía y una fuerza de caballería fue enviada a destruir el puente de Conrad’s Store, dejando a Shields sin posibilidad de unirse a Frémont hasta que no llegase a Port Republic. Jackson permaneció en Harrisonburg hasta el mediodía del día siguiente dando tiempo a que tanto su tren de carros como los heridos y enfermos continuasen camino hacia Staunton por la Carretera del Valle y él giraría hacia el Sudeste en dirección a Port Republic. Allí estaría comunicado con Richmond por el paso Brown’s Gap mientras había aumentado su ritmo de marcha al quitarse la carga de los heridos y los suministros que llegarían a Richmond por tren.

Y así llegamos al día 6 de Junio de 1862, cuando las avanzadas de la caballería unionista iban pisando los talones a los confederados. En la retaguardia confederada se encontraba la caballería mandada por nuestro ya viejo conocido el Coronel Turner Ashby. Las acciones de los jinetes confederados estaban comenzando a dejar en evidencia a la caballería unionista y por tanto el comandante de la caballería de Frémont, Brigadier George D. Bayard, había marcado como un objetivo prioritario la derrota de Ashby y si era posible su captura. Ashby se había convertido en todo un héroe en el Shenandoah e incluso en Virginia por los relatos de sus acciones en los periódicos y ya se le conocía como el “Caballero Negro de la Confederación”. Tal era su reputación como comandante de milicia que su regimiento había alcanzado antes de la campaña el increíble tamaño de 27 compañías, tres veces el tamaño de un regimiento. Y se dice que su determinación a la lucha se debía en gran parte a que en los primeros compases de la guerra su hermano Richard había muerto a manos de los federales tras haberse rendido en la frontera de Virginia con Maryland.

Fue ese 6 de Junio cuando el Coronel Sir Percy Wyndman del 1º de New Jersey, el cual era un aventurero inglés recomendado por McClellan, descubrió a la caballería confederada a unas dos millas al sur de la carretera del valle sobre una cresta. Entonces Wyndman que disponía de unos 800 hombres bajo su mando, se le habían unido jinetes de Pennsylvania, New York y Connecticut, avanzó a través de Harrisonburg y echó una ojeada al terreno. Al no ver nada envió algunos piquetes en avanzada que al poco tiempo regresaron informando que no había enemigo alguno en las cercanías.

Cor. Sir Percy Wyndman, USA

Sir Percy Wyndman ya daba por hecho que de nuevo Ashby había escapado y aunque las órdenes que tenía por parte de Frémont era evitar todo combate decidió continuar adelante para localizar de nuevo a los confederados. Al poco de avanzar se encontró de frente con los jinetes de Ashby que cerraban un camino que discurría entre una arboleda y un campo de grano a la altura de Good’s Farm. Ordenando una carga de sus hombres los federales se dirigieron directamente hacia la boca del lobo, pues Ashby había distribuido a sus hombres ocultos tras los árboles y el campo de cereales. Los unionistas fueron detenidos en seco y obligados a retirarse con muchas bajas, el propio Wyndman junto con 63 de sus hombres y los Colores del regimiento fueron hechos prisioneros.

El General Ewell que se encontraba cerca envió hacia la retaguardia al 1º de Maryland del Coronel Bradley T. Johnson y al 58º de Virginia del Coronel Samuel H. Letcher ante la solicitud de Ashby que acertadamente supuso que se prepararía una nueva escaramuza. Y no erró en absoluto pues enseguida el Brigadier Bayard ordenó desplegarse a los regimientos de infantería Bucktail Rifles, 60º de Ohio y 8º de West Virginia, además de la caballería del 1º de Pennsylvania. La infantería inició un duro asalto a la posición confederada especialmente sobre el 58º de Virginia, pues los federales avanzaban cubiertos por una valla ferroviaria.

Viendo Turner Ashby que los unionistas estaban ganando terreno ordenó a sus hombres montar y prepararse para cargar. Ashby a lomos de su gran semental blanco cargó a la cabeza de sus hombres y a unos 30 metros de la línea federal su caballo cayó muerto al tiempo que salía despedido de la silla. Levantándose de un salto gritó: “Cargad. Por el amor de Dios, cargad”, al tiempo que agitaba su sable, momento en el que una bala perforó su pecho y caía muerto al instante.

Los virginianos obedeciendo la última orden de su general, había recibido la estrella tras la batalla de Winchester el 23 de Mayo aunque no fue ratificado su nombramiento por el Gobierno, cargaron de frente mientras el 1º de Maryland lo hacía por el flanco unionista y pronto tomaron la valla haciendo retroceder a los federales dejando muchas bajas, sólo los Bucktails se dejaron 55 bajas de sus 125 integrantes. La escaramuza terminó con los federales retirándose hasta Harrisonburg mientras los confederados siguieron su marcha hasta Port Republic.

Turner Ashby fotografiado muerto

Cuando la noticia de la muerte de Turner Ashby llegó al resto de los hombres el mazazo en los ánimos fue muy duro. Fue una pérdida muy dura para la Confederación, pues pocos comandantes de caballería en el futuro lograrían méritos suficientes para compararse con Ashby. El cual había demostrado numerosas veces como con un puñado de hombres y algunos cañones era capaz de detener a todo un ejército continuamente durante muchas millas, cómo estaba haciendo durante toda esta campaña. Además sabía tratar a sus hombres y se preocupaba mucho por sus necesidades interesándose incluso por sus problemas particulares. Incluso Thomas J. Jackson dijo sobre él:

“As a partisan officer I never knew his superior; his daring was proverbial; his powers of endurance almost incredible; his tone of character heroic, and his sagacity almost intuitive in divining the purposes and movements of the enemy.”
“Como oficial guerrillero nunca conocí a nadie mejor; su osadía era proverbial; su fuerza de resistencia casi increíble; el tono de su carácter heroico, y su sagacidad casi intuitiva en adivinar los objetivos y los movimientos del enemigo”

Durante ese aciago día 6 y el siguiente los hombres de la Confederación se tomaron un merecido descanso en Port Republic entre los campos y bosques en un paraje conocido como Cross Keys donde se situó la División de Ewell. Al tiempo Jackson seguía atento a los informes que le enviaba la caballería sobre la distancia a la que se encontraba Shields y en comunicación directa con Robert E. Lee sobre la situación en torno a Richmond.

Les tocaba mover ficha ahora a los federales y Frémont sabiendo que Ewell se encontraba en Cross Keys a sólo 6 millas de Harrisonburg ordenó que su ejército se concentrase lo más rápido posible y se dispusieran para combatir el domingo 8 de Junio. La disposición de fuerzas era la siguiente:

UNION

Departamento de las Montañas MG John C. Frémont

Division Blenker BG Louis Blenker

1ª Brigada BG Julius Stahel
8º New York Cor. Francis Wutschel
39º New York
41º New York Cor. Leopold von Gilsa
45º New York Cor. George von Amsberg
27º Pennsylvania Cor. Adolphus Buschbeck
2ª Batería, New York Light Art. Cap. Louis Schirmer
Batería C, West Virg Light Art. Cap. Frank Buel
Howitzer Batería

2ª Brigada Cor. John A. Koltes
29º New York TtC. Clemens Soest
68º New York
73º Pennsylvania TtC. Gustavus A. Muhlek
13º Batería, New York Light Art. Cor. Julius Dieckmann

3ª Brigada BG Henry Bohlen
54º New York Cor. Eugene A. Kozlay
58º New York Cor. Włodzimierz Krzyżanowski
74º Pennsylvania TtC. John Hamm
75º Pennsylvania TtC. Francis Mahler
Batería I, 1º New York Light Art. Cap. Michael Wiedrich

Caballería Cor. Christian F. Dickel
4º New York Caballería Cor. Christian F. Dickel

Unidades Independientes

Brigada Cluseret Cor. Gustave Paul Cluseret
8º West Virginia TtC. Lucien Loeser
60º Ohio Cor. William H. Trimble

Brigada Milroy BG Robert H. Milroy
2º West Virginia May. James D. Owens
3º West Virginia TtC. F. W. Thompson
5º West Virginia Cor. John L. Ziegler
25º Ohio TtC. William P. Richardson
1º West Virginia Caballería (destacamento) May. John A. Krepps
Batería G, West Virginia Light Art. Cap. Chatham T. Ewing
Batería I, 1º Ohio Light Art. Cap. Henry F. Hayman
12º Batería, Ohio Light Art. Cap. Aaron C. Johnson

Brigada Schenck BG Robert C. Schenck
32º Ohio TtC. Ebenezer H. Swinney
55º Ohio Cor. John C. Lee
73º Ohio Cor. Orland Smith
75º Ohio Cor. Nathaniel McLean
82º Ohio Cor. James Cantwell
1º Battallón, Connecticut Cab. Cap. Erastus Blakeslee
Batería K, 1º Ohio Light Art. Cap. William L. De Beck
Rigby’s Bat., Indiana Light Art. Cap. Silas F. Rigby

Caballería
3º West Virginia Caballería Cap. Everton J. Conger
6º Ohio Caballería Cor. William P. Lloyd

División Shields BG James Shields (no presente)

Brigada Bayard’s [Asignada a Frémont temporalmente desde el 30 de Mayo]
BG George Dashiell Bayard
1º New Jersey Caballería TtC. Joseph Kargé
1º Pennsylvania Caballería Cor. Owen Jones
13º Pennsylvania Reserva (1º Rifles) Batallón TtC. Thomas L. Kane
2ª Batería, Maine Light Art. Cap. James A. Hall

CONFEDERACION

Departamento del Valle MG Thomas J. Jackson

Forces at Cross Keys MG Richard S. Ewell

División Jackson MG Thomas J. Jackson

Brigada Taliaferro BG William B. Taliaferro
10º Virginia Cor. E.T.H Warren
23º Virginia
37º Virginia Cor. Samuel V. Fulkerson

Artillería
Batería Poague Cap. William T. Poague
Batería Wooding Cap. George W. Wooding
Batería Carpenter Cap. Joseph Carpenter

División Ewell MG Richard S. Ewell

Brigada Steuart BG George H. Steuart
1º Maryland Cor. Bradley T. Johnson
44º Virginia Cor. W.C. Scott
52º Virginia TtC. James H. Skinner
58º Virginia Cor. Samuel H. Letcher

Brigada Elzey BG Arnold Elzey
12º Georgia Cor. Zephaniah T. Conner
13º Virginia Cor. James A. Walker
25º Virginia TtC. Patrick Duffy
31º Virginia Cor. John S. Hoffman

Brigada Trimble BG Isaac Trimble
15º Alabama Cor. James Cantey
21º Georgia Cor. John T. Mercer
16º Mississippi Cor. Carnot Posey
21º North Carolina Cor. William W. Kirkland

Brigada Taylor BG Richard Taylor
6º Louisiana Cor. Isaac G. Seymour
7º Louisiana Cor. Harry T. Hays
8º Louisiana Cor. Henry B. Kelly
9º Louisiana Cor. Leroy A. Stafford
Batallón Wheat’s (“Louisiana Tigers”) Maj C.R. Wheat

Artillería Cor. Stapleton Crutchfield
Batería Brockenbrough Cap. John B. Brockenbrough
Batería Courtney Cap. A. R. Courtney
Batería Lusk Cap. John A. M. Lusk
Batería Raine Cap. Charles I. Raine
Batería Rice Cap. William H. Rice

Brigada Caballería Cor. Thomas T. Munford
2º Virginia Cor. Thomas T. Munford
6º Virginia Cor. Thomas Flournoy
Batería Chew Cap. R. Preston Chew

Esta “Batalla de Cross Keys” sería la primera parte de la “guinda” a la Campaña del Valle realizada por Thomas J. Jackson. La Confederación siguiendo el consejo de Robert E. Lee había logrado concentrar 17.000 hombres en un punto que resultaba estratégico y al que se le había encargado realizar una tarea hercúlea. Nada menos que mantener ocupados a un número aproximado de 50.000 federales que amenazaban con unirse a los más de 100.000 que habían desembarcado en la puerta trasera de Richmond.

Su tarea había comenzado en un ya lejano Marzo de 1862 y ahora a primeros de Junio aún contando con la inestimable ayuda del Mayor General George B. McClellan, el cual haciendo uso de su sempiterna prudencia había dado el respiro suficiente para que la Confederación pudiese permitirse el lujo de tener 17.000 hombres alejados de su capital asediada. Pero con el paso del tiempo la situación en la Península de Virginia había ido evolucionando por el camino de la lógica de los números, y ahora los unionistas estaban en las mismas puertas de la capital confederada. Se acercaba el momento de llamar a todas las fuerzas disponibles para realizar una defensa a una sola carta. Hacía exactamente una semana que el General Joseph E. Johnston había sido herido en batalla y sustituido por Robert E. Lee el cual se veía en la necesidad de llamar a Jackson para que acudiese a Richmond pero antes se debía terminar la Campaña del Valle Shenandoah y a poder ser con éxito.

Jackson había cumplido con las órdenes recibidas, “entretener el mayor número de tropas federales para evitar que apoyen a McClellan y mantener en la medida de lo posible la integridad de su fuerza”, casi a la perfección salvo por un detalle, estaba a punto de quedar atrapado y que su ejército fuera destruido. La “Caballería a Pie” de Jackson había realizado marchas increíbles incluso bajo un clima infernal de lluvias, al tiempo que había peleado cuatro batallas con un tanteo de una derrota y tres victorias, pero ahora estaba a punto de ser atrapado por una fuerza que doblaba su número.

Pero Jackson si de algo podía vanagloriarse era de su gran visión estratégica además de una gran capacidad para anticiparse a las situaciones futuras. Esta Batalla de Cross Keys podemos decir que comenzó a fraguarse cuando el 2 de Junio se ordenó a nuestro ya conocido Capitán Jedediah Hotchkiss que instalase una torre de señales al sur de las Massanutten Mountain en donde confluían el valle Luray por donde avanzaba Shields y el valle principal por donde avanzaba Frémont, y así Jackson pudo estar perfectamente al corriente de la posición de sus dos perseguidores y poder medir los tiempos para decidir cuando y donde era mejor entablar batalla. Además como ya vimos a lo largo del repliegue hacia el alto del valle la caballería se había encargado de ir destruyendo progresivamente todos los puentes que hubiesen permitido a Frémont y Shields unir sus tropas y presentar una batalla haciendo valer su superioridad numérica.

El punto que había escogido Jackson era precisamente Port Republic, donde confluían los ríos North y South en el South Fork del Shenandoah y donde manteniendo la posición los federales no podrían unirse para presentar batalla de forma conjunta. La primera disposición que ordenó Jackson fue desplegar al grueso de sus fuerzas en los altos que dominaban la localidad junto al río North, permitiendo a su artillería dominar los vados del South a modo de barrera defensiva frente a la marcha de Shields. Ewell permanecería a unas 7 millas de distancia hacia el norte junto a Cross Keys cortando el camino a Frémont.

Pero Ewell lo que había realizado era un despliegue defensivo de primer nivel esperando un combate que sabía y que necesitaban ganar para poder ocuparse de Shields en igualdad de condiciones. La División de Ewell se había desplegado a ambos lados del camino que iba hasta Port Republic sobre el alto del barranco de Mill Creek que delimitaba perfectamente su línea de batalla. Los falncos los tenía cubiertos por los bosques y el centro se había visto reforzando con las cuatro baterías de que disponía y que podrían barrer todo el terreno abierto que había desde su línea hasta el camino de Keezletown. La disposición de las brigadas sería de derecha a izquierda con Trimble, Elzey y Steuart, quedando en reserva la Brigada Taylor con sus louisianos. El total de los hombres disponibles de Ewell eran unos 5.800 hombres.

El día 7 Frémont divisaba la línea confederada de Ewell, el cual intentaba provocar el combate conocedor de su excelente posición defensiva. Pero los federales no se decidían a lanzar el asalto y dedicaron el día a congregar a todas las unidades disponibles. Llegado el día señalado por Frémont a primeras horas de la mañana los unionistas se pusieron en marcha, en cabeza iba la Brigada del Coronel Gustave P. Cluseret que tomó el camino de la derecha hacia Cross Keys en donde hizo contacto con el 15º de Alabama y poco a poco hizo valer su peso hasta desplegarse en el extremo derecho del despliegue ordenado por Frémont. Y así a lo largo de la mañana las siguientes brigadas fueron formando la línea sobre la izquierda de Cluseret según el siguiente orden: Schenck, Milroy y Stahel. La Brigada de Bohlen avanzaría tras Milroy desplazándose a la izquierda quedando la Brigada de Koltes como reserva en el centro de la línea, mientras la artillería era llevada al frente, su despliegue no se consiguió hasta las 10 de la mañana. La batalla comenzó con la artillería abriendo fuego resultando del todo inefectivo.

MG John C. Frémont, USA

El siguiente movimiento de Frémont fue hacer avanzar a la Brigada de Stahel seguida de la de Milroy hacia la derecha para intentar flanquear a los confederados que se encontraban tras Mill Creek al tiempo que las baterías eran adelantadas y entablaban un duelo con las baterías de Ewell. Pero se había cometido un fallo al olvidar Stahel que la Brigada de Trimble se encontraba adelantada y cuando comenzaron a subir la ladera de la colina Victory a unos sesenta pasos de distancia los hombres de Trimble se levantaron y abrieron fuego. El regimiento en cabeza era el 8º de New York y de sus 500 hombres casi la mitad causaron baja. Este encontronazo hizo retroceder a toda la brigada sin ninguna intención de realizar un nuevo asalto, desplegando la batería de Buell para reforzar su posición.

Esta pausa fue aprovechada por Ewell que envió al 13º y 25º de Virginia para ampliar el flanco derecho de Trimble y mientras la batería unionista se concentraba en ellos el 15º de Alabama del Coronel Cantey surgió de repente de un barranco y se lanzó al asalto de los cañones federales. Esa oportunidad fue rápidamente aprovecha por Trimble que lanzó al 16º de Mississippi y al 21º de Georgia para hacer retroceder a toda la línea de Stahel. Los artilleros federales lograron salvar sus cañones al tiempo que toda la línea retrocedía tras duros combates.

Al tiempo que el flanco izquierdo federal comenzaba a hacer aguas, la Brigada de Milroy avanzaba apoyado por la artillería hasta una distancia de fuego de mosquete sobre el centro confederado en Mill Creek, mientras la Brigada de Bohlen acudía en apoyo de Stahel que estaba a punto de derrumbarse. Con las horas pasando la Brigada de Schenck con sus cuatro regimientos y dos baterías no estuvo desplegada hasta la 1 de la tarde momento en que inició un lento avance que amenazaba la izquierda confederada a lo que Ewell respondió enviando al 31º de Virginia y la Batería de Brockenbrough, esta ampliación de la línea frenó el ya lento avance de Schenck.

Frémont era incapaz de organizar un asalto coordinado y con su izquierda a punto de derrumbarse, el fuego de su artillería del todo inefectivo, Schenck detenido a la derecha y la Brigada de Milroy a punto de quedar copada se dio orden de retirarse. En ese momento llegaba la Brigada de Taylor que Jackson había enviado en apoyo de Ewell, pero ya el combate estaba terminando.

Los unionistas se replegaban hacia sus posiciones iniciales seguidos de cerca por los confederados aunque sin intercambiar más que aislados disparos. Ewell era consciente de su inferioridad y no estaba dispuesto a obligar a Frémont a un combate desesperado, la lección dada era suficiente para que no les quedaran ganas de intentar un nuevo ataque. Los unionistas se retiraron por el mismo camino por donde habían venido cubiertos por el fuego de su artillería.

La “Batalla de Cross Keys” no fue mucho más que una escaramuza pues los federales no supieron hacer valer su fuerza y esto les costó dejar 557 bajas entre muertos y heridos además de otros 107 prisioneros. Por su parte Ewell había sufrido 287 bajas aunque algunas significativas como los generales Elzey y Steuart que fueron heridos.

Por la noche hubo una reunión en la que el Brigadier Trimble propuso realizar un ataque nocturno, incluso había hecho avanzar su brigada hasta el punto de que podían oler el café de los unionistas, pero esta idea se desestimó en previsión de la amenaza que Shields representaba para la mañana siguiente.

Y es que durante esta primera semana de Junio la División de Shields había comenzado a ocupar su lugar en las preocupaciones de Stonewall Jackson. Se había ganado un tiempo muy valioso cuando se destruyó el puente Columbia situado a 8 millas de Luray, lo que había obligado a Shields a avanzar un embarrado camino que ralentizó muchísimo su marcha pero para el día 4 de Junio su caballería había alcanzado ya el puente de Conrad Store y tenían orden de avanzar sobre Waynesboro para cortar el ferrocarril de Virginia Central.

Al mando de esta fuerza de caballería estaba el Coronel Samuel Carroll que recibió orden de avanzar lo más rápido posible y tomar el puente de Port Republic lo que se logró el 6 de junio. Mientras Shields avanzaba penosamente con su división muy fragmentada logrando llegar hasta Naked Creek a unas 5 millas detrás de Carroll, posición de la que fue informado Jackson gracias a la torre de señales que el Capitán Hotchkiss seguía manteniendo activa.

El 7 de junio Carroll recibió nuevas órdenes para que avanzase directamente hacia Waynesboro destruyendo cuanto encontrase a su paso, sería una marcha de 37 millas de ida y otras tantas de vuelta. Ese mismo día al caer la tarde se encontraba en la granja Lewiston y contaba con 150 jinetes y 1.000 de infantería apoyados por una batería a 6 millas al sur de Port Republic. Las patrullas desplegadas informaron que el tren de suministros de Jackson se encontraba acampado al sur de Port Republic y Carroll informó a su superior que hizo avanzar a la Brigada de Erastus B. Tyler por la misma ruta, llegando a la granja Lewiston a las 2 de la tarde del 8 de junio al tiempo de que la Batalla de Cross Keys se encontraba en su apogeo.

Pero el Coronel Samuel Carroll no permaneció ocioso y mientras los hombres de Jackson descansaban en Port Republic aprovechó para avanzar con su caballería y dos cañones directamente hacia el pueblo. En un abrir y cerrar de ojos tomó el puente al sur de la villa en donde instaló uno de los cañones dominando el camino hacia Cross Keys, al tiempo que parte de sus hombres se dirigieron hacia el sudoeste en donde estaban aparcados los carros confederados. Con este osado ataque a punto estuvieron de hacer prisionero a Stonewall Jackson que se encontraba en su cuartel general instalado en Madison Hall.

Con Jackson puesto a salvo ordenó a rápidamente que se llamara a la Batería del Capitán Poague que estaba al norte, al tiempo que el 37º de Virginia del Coronel Samuel V. Fulkerson cargaba por el puente que había cruzado Jackson en su huida directamente hacia los unionistas que se habían hecho con un cañón y disparaban fuego de metralla. Al poco tiempo los cañones llamados por Jackson estaban posicionados y comenzaron a descargar su carga mortífera sobre los hombres de Carroll. Pronto se sumaron tres baterías y la Brigada de Taliaferro que se encontraba lista pues esa mañana se iba a pasar revista. El 37º de Virginia recuperó el cañón obligando a los unionistas a replegarse sobre el puente del sur. Luego bajo el fuego artillero a Carroll no le quedó más remedio que ordenar una retirada general que les llevó por el camino de Brown’s Gap y luego hacia Lewiston siempre bajo el fuego de los cañones confederados. Este audaz golpe de mano que a punto estuvo de suponer la captura de Jackson se saldó con la pérdida por parte de Carroll de 40 hombres y los 2 cañones que había llevado.

Mientras Ewell seguía combatiendo en Cross Keys, Stonewall Jackson dispuso que la Brigada de Taliaferro permaneciese dentro de Port Republic para cubrir los vados del río South al tiempo que la Brigada Stonewall avanzaba hacia Lewiston con la artillería en previsión de la llegada de Shields, a la vez que dejaba una reserva en previsión de apoyar a Ewell en Cross Keys.

Cuando Carroll se encontraba en plena escaramuza en Port Republic, el Brigadier James Shields aún se encontraba en las inmediaciones de Luray e informaba a Frémont de que contaba con dos brigadas y doce cañones frente a Jackson en Port Republic, además de que su caballería estaba avanzando sobre Waynesboro para destruir el puente del ferrocarril Virginia Central. Eran las 9:30 de la mañana cuando envió este informe a Frémont al que pedía que atacase la retaguardia de Jackson mientras él avanzaba con sus dos brigadas restantes.

Lo cierto es que su caballería se encontraba oculta en los bosques de Lewiston recuperándose de su audaz acción mientras la artillería confederada dominaba sus movimientos y la infantería comenzaba a amenazar su flanco. Hacia las 2 de la tarde la Brigada de Tyler llegaba desde Conrad’s Store con sus 3.000 hombres y 16 cañones pero a la vista de la situación decidía acampar sin intervenir en ayudar a Frémont creando una acción de apoyo.

Durante la noche del 8 de Junio en la reunión del Estado Mayor de Jackson se decidió que tras la Batalla de Cross Keys la fuerza de Frémont había dejado de ser una amenaza inmediata, decidiéndose para el día siguiente atacar a la fuerza de Shields. La primera disposición fue construir un segundo puente empleando carros pesados de granja en el río South por donde los hombres de Ewell cruzarían para unirse a Jackson. La Brigada de Trimble permanecería frente a Frémont apoyado por parte de la Brigada del Coronel John M. Patton. El ataque se iniciaría con la Brigada Stonewall dirigida por Winder seguido de los hombres de Ewell. La Brigada de Taliaferro permanecería junto a la artillería en el barranco al norte del río. Si todo se desarrollaba como estaba planeado, por la tarde Jackson tenía la intención de hacer girar a todos sus hombres y atacar a Frémont, si esto no era posible Trimble tenía orden de retirarse y prender fuego al puente dejando a Frémont sin poder ni apoyar a Shields ni perseguir a Jackson.

Las tropas dispuestas para esta Batalla de Port Republic el Lunes 9 de Junio de 1862 serían las siguientes:

UNION

Departamento del Rappahannock MG Irvin McDowell (ausente)

Fuerzas en Port Republic BG Erastus B. Tyler

División Shields BG James Shields (ausente)

3ª Brigada BG Erastus B. Tyler
7º Indiana Cor. James Gavin
7º Ohio TtC. William P. Creighton
29º Ohio Cor. Louis P. Buckley
110º Pennsylvania Cor. William D. Lewis
1º West Virginia Cor. Joseph Thoburn

4ª Brigada Cor. Samuel S. Carroll
5º Ohio Cor. Samuel H. Dunning
66º Ohio Cor. Charles Candy
84º Pennsylvania May. Walter Barrett

Caballería
1º West Virginia May. Benjamin F. Chamberlain

Artillería
Batería L, 1º Ohio Artillería Cap. Lucius N. Robinson
Batería H, 1º Ohio Artillería Cap. James F. Huntington
Batería E, 4º U.S. Artillería Cap. Joseph C. Clark, Jr.

CONFEDERACION

Departamento del Valle MG Thomas J. Jackson

División Jackson MG Thomas J. Jackson

Brigada Stonewall BG Charles S. Winder
2º Virginia Cor. J.W. Allen
4º Virginia Cor. Charles A. Ronald
5º Virginia TtC. J.H.S. Funk
27º Virginia Cor. Andrew J. Grigsby
33º Virginia Cor. John F. Neff

Brigada Campbell Cor. John M. Patton
21º Virginia TtC. R.H. Cunningham
42º Virginia TtC. William T. Martin
48º Virginia TtC. Thomas S. Garnett
1º Virginia Batallón Cap. B.W. Leigh

Brigada Taliaferro BG William B. Taliaferro
10º Virginia Cor. E. T. H. Warren
23º Virginia Cor. Alexander G. Taliaferro
37º Virginia Cor. Samuel V. Fulkerson

Artillería
Batería Poague Cap. William T. Poague
Batería Wooding Cap. George W. Wooding
Batería Carpenter Cap. Joseph Carpenter

División Ewell MG Richard S. Ewell

Brigada Steuart Cor. W.C. Scott
1º Maryland Cor. Bradley T. Johnson
44º Virginia Cor. W.C. Scott, Maj Cobb
52º Virginia TtC. James H. Skinner
58º Virginia Cor. Samuel H. Letcher

Brigada Elzey Cor. James A. Walker
12º Georgia Cor. Zephaniah T. Conner
13º Virginia Cor. James A. Walker
25º Virginia TtC. Patrick B. Duffy
31º Virginia Cor. John S. Hoffman

Brigada Trimble BG Isaac Trimble
15º Alabama Cor. James Cantey
21º Georgia Cor. John T. Mercer
16º Mississippi Cor. Carnot Posey
21º North Carolina Cor. William W. Kirkland

Brigada Taylor BG Richard Taylor
6º Louisiana Cor. Isaac G. Seymour
7º Louisiana Cor. Harry T. Hays
8º Louisiana Cor. Henry B. Kelly
9º Louisiana Cor. Leroy A. Stafford
Wheat’s Battalion (“Louisiana Tigers”) Maj C.R. Wheat

Artillería Cor. Stapleton Crutchfield
Batería Brockenbrough Cap. John B. Brockenbrough
Batería Courtney Cap. A. R. Courtney
Batería Lusk Cap. John A. M. Lusk
Batería Raine Cap. Charles I. Raine
Batería Rice Cap. William H. Rice

Brigada Caballería Cor. Thomas T. Munford
2º Virginia Cor. Thomas T. Munford
6º Virginia Cor. Thomas Flournoy
Batería Chew’s Cap. R. Preston Chew

Así que Ewell comenzó a mover a sus hombres durante la noche sin hacer ningún ruido cubierto por una línea de piquetes y antes de que amaneciese se situó en unas tierras bajas al sur del South Fork. A las 5 de la mañana le seguía la Brigada Stonewall que tomaba directamente el camino hacia Conrad’s Store, el incidente de la noche se produjo cuando el puente provisional comenzó a ceder y hubo de ser reparado, esta pausa en el cruce provocó que la Brigada de Taylor se separase de la de Winder cuando ambas debían avanzar juntas según el plan.

Por parte de los unionistas, el Brigadier Tyler había abandonado durante la noche la cobertura de los árboles y había dispuesto una muy buena línea defensiva a lo largo de Lewiston Lane desde el río en una posición conocida como Lewis Mill y terminaba en un lugar conocido como el Coaling, un terreno nivelado en donde se producía carbón vegetal y que dominaba un barranco, en ese punto dispuso una batería completa de 6 cañones apoyados por infantería. Tyler contaba en conjunto con unos 3.000 hombres y 16 cañones.

A las 7 de la mañana la Brigada de Winder se encontraba desplegada hacia la izquierda desde el camino hasta el río y comenzó a avanzar cubierto por la niebla de la mañana hacia las posiciones federales y comenzó a subir el barranco tomando como referencia el granero Lewiston. Pronto Winder comprobó el precio de no haber desplegado piquetes por delante y se topó de repente con la línea unionista, la cual contaba con la protección de una valla que discurría a lo largo de Lewiston Lane. Y al intenso fuego de mosquete se sumó pronto el fuego de la batería que Tyler había dispuesto en Coaling.

La reacción de Winder fue ordenar al Coronel Allen del 2º de Virginia que junto al 4º asaltase la batería federal, pero el ataque resultó un fracaso pues la posición estaba reforzada por cuatro regimientos unionistas. Al mismo tiempo el 5º de Virginia avanzaba sobre el flanco derecho de Tyler junto al río, y aunque estuvo a punto de romper la línea Tyler reforzó la posición con tres regimientos obligando a los confederados a retirarse.

Mientras los 1.200 hombres de la Brigada Stonewall se veían obligados a replegarse ante la superioridad de la posición unionista, por lo que pidió refuerzos urgentemente. La respuesta estaba en el retraso que había sufrido Taylor al cruzar el río y en principio sólo se pudo disponer del 7º de Louisiana y algunas baterías aunque no era suficiente para hacer retroceder a los unionistas y el grueso de la Brigada de Taylor aún se encontraba terminando de cruzar el río. Fue en ese momento en que el Capitán Hotchkiss había regresado desde su torre de señales y presentándose ante Jackson este le ordenó que guiase a Taylor y su brigada a través del bosque para atacar por el flanco izquierdo la batería unionista en el Coaling.

La idea era desviarse cuanto fuese posible hacia la derecha para garantizar que se flanquearía a la batería confederada, pero el avance no podía realizarse muy rápido debido a la densidad del bosque. El tiempo corría en contra de los confederados con Tyler presionando a Winder y a punto de provocar su hundimiento así que Winder envió un mensaje a Taylor pidiendo su ayuda inmediata o los unionistas le expulsarían del campo y tendrían el camino despejado hasta Port Republic. El Brigadier Taylor viendo la urgencia del momento ordenó girar 90º a su brigada haciéndola avanzar por el barranco en dirección al río para socorrer a Winder.

Esta maniobra era muy arriesgada pues no había flanqueado a la batería de Tyler, lo cual le obligaba a asaltar directamente la posición soportando un intenso fuego a corta distancia. Este asalto aunque fue muy duro se vio favorecido porque Taylor había retirado el apoyo de tres regimientos que habían acudido a reforzar el flanco derecho federal. Durante el asalto Tyler volvió a llamar a sus regimientos y recuperaron la posición.

A su vez el grueso de las fuerzas de Jackson estaban terminando de cruzar los puentes y la Brigada Stonewall pudo ser reforzada por tres regimientos a su izquierda además de dos regimientos mandados por el Coronel Scott sobre el flanco del 5º y 7º de Ohio que estaban a punto de arrollarle. Fue ese mismo momento que Ewell estaba viendo la acción de Taylor que ordenó cargar al 44º y 58º de Virginia en un giro de 90º la batería federal un instante antes de que Taylor reorganizase un nuevo asalto con sus louisianos que esta vez sí que se hicieron definitivamente con la posición. Este era el momento de inflexión y la línea federal comenzó a caer como un castillo de naipes obligando a Tyler ordenar la retirada.

Con el contraataque confederado a lo largo de toda la línea y además reforzados por la llegada de la Brigada de Taliaferro se inició una persecución durante tres millas hasta que la caballería del Coronel Thomas T. Munford tomó el relevo manteniendo la misma hasta el final del día. Y al caer la noche la Batalla de Port Republic se podía dar por terminada arrojando un saldo de 830 bajas confederadas (66 muertos, 382 heridos y 382 desaparecidos) y 1.002 federales (67 muertos, 361 heridos y 574 desaparecidos), resultando en otra victoria confederada pero que no había resultado nada brillante aunque sí muy decisiva para los acontecimientos futuros.

 

Los últimos coletazos de la batalla se produjeron por parte de Frémont que al sonido de la batalla al sur de su posición se dispuso a avanzar aunque con cautela manteniendo escaramuzas con los hombres de Trimble. Según se desarrollaba la batalla Jackson ordenó a Trimble que se retirase hasta Port Republic y cruzase el río inmediatamente tras la Brigada de Taliaferro quemando el puente tras cruzarlo. Para cuando Frémont llegó a las afueras de la localidad y ante la imposibilidad de cruzar el río no pudo más que desplegarse a lo largo del South Fork para sólo poder ser testigo de la retirada de Tyler sin poder intervenir. Y aquí fue cuando Frémont realizó su acto más execrable al ordenar abrir fuego contra las ambulancias que se encontraban sobre el campo de batalla recogiendo a los heridos de ambos bandos.

La última orden de Jackson fue que se retiraran todos los hombres fuera del alcance de los cañones de Frémont por los caminos en dirección al Brown’s Gap en donde estableció su cuartel general y las tropas fueron llegando durante toda la noche al campamento que allí se estableció. La mejor descripción de la Batalla de Port Republic fue la que realizó el Brigadier William B. Taliaferro:

“The impetuosity of Jackson had betrayed him into attacking before his tropos were sufficiently massed, wich was made difficult by the insufficient means of crossing the river”
“La impetuosidad de Jackson lo había traicionado durante el ataque antes de que sus tropas estuviesen lo suficientemente reunidas, hecho que fue muy difícil por la insuficiencia de los medios para cruzar el río”

Ciertamente Jackson no realizó un buen papel durante esta batalla que se había librado el lunes 9 de junio de 1862. El planteamiento había sido el correcto pero había fallado en coordinar la marcha de las brigadas durante el momento de cruzar el río. Esto había provocado intervalos de tiempo que impedían realizar asaltos coordinados sobre la posición federal. Sin duda alguna el héroe del día había sido el Brigadier Richard Taylor que supo ver con claridad la situación global de la batalla y realizando un osado asalto a una posición artillera salvó el día para la Confederación, pagando un elevado precio pues su brigada dejó casi 300 bajas en el campo de batalla.

Al día siguiente Jackson descansó durante todo el día pues era evidente que los hombres estaban agotados. Por su parte Tyler se reagrupó en Conrad’s Store donde se unió a Shields que había marchado desde Luray para acto seguido desandar de nuevo el trayecto y volver a Luray el 13 de Junio. El Mayor General John C. Frémont no sabiendo reaccionar optó por retirarse hasta Harrisonburg perseguido por la caballería confederada mandada por el Coronel Thomas T. Munford, que había sustituido a Ashby. El 12 de junio Munford entraba en Harrisonburg haciendo 200 prisioneros de los heridos que Frémont había dejado atrás. Frémont continuó retirándose según sus palabras por las “significativas demostraciones del enemigo” hasta que se unió a Banks y Sigel en Middletown, ya en la parte inferior del valle.

Por parte confederada Jackson cruzó el 12 de Junio el río South desplazando su campamento desde el Brown’s Gap hasta la cueva Weyer’s junto al Monte Meridian en donde a la sombra de los robles, pues hacía un tiempo típico de verano, se dedicó a descansar, reorganizar y aprovisionar a su ejército durante cinco días. Y como no podía ser de otra forma en Jackson ordenó que se organizasen diversos actos religiosos para dar gracias a Dios por las victorias obtenidas, siendo suspendidas todas las tareas la tarde el sábado 14 de junio por la tarde.

Revisando la actuación de nuestro protagonista principal, el Mayor General Thomas J. “Stonewall” Jackson durante su Campaña del Valle Shenandoah podemos llegar a las siguientes conclusiones. El 11 de Marzo Stonewall Jackson disponía de unos 4.500 hombres mal armados y peor equipados frente a los 30.000 hombres que disponía Banks perfectamente equipados. Para cuando se retiró de Winchester en Washington se ordenó a Banks que se dispusiese a preparar a sus hombres para apoyar a McClellan en su avance sobre Richmond, pero el 23 de Marzo los confederados atacaban en Kernstown a los 7.000 hombres de Shields en una inferioridad de 2 a 1 logrando casi la victoria, pero que logró que de nuevo las órdenes dadas fuesen revocadas y los regimientos federales regresaran al valle.

El siguiente paso fue detener a Frémont que amenazaba con avanzar sobre Stauton contando con el limitado refuerzo proporcionado por las fuerzas del Brigadier Edward Johnson en la Batalla de McDowell el 8 de Mayo. Y aunque de nuevo fue una derrota se logró un decisiva victoria estratégica que anulando esta amenaza en la parte alta del valle le permitió demostrar todo su talento.

A continuación unió sus fuerzas al Mayor General Richard S. Ewell y en una marcha sorpresa y atacando donde menos se lo esperaban los federales el 23 de Mayo atacaba en Front Royal desbaratando el dispositivo establecido por Banks en Strasburg. A esta acción la siguió una carrera que terminó en la Batalla de Winchester el 25 de Mayo en la que destruyó por completo a la fuerza del Mayor General Nathaniel P. Banks haciendo retroceder a los unionistas hasta Harper’s Ferry quedando todo el valle Shenandoah en manos de la Confederación. Y obligando a Washington a desviar 60.000 hombres que estaban dispuestos para dirigirse hacia Richmond a la persecución del insolente Thomas J. Jackson y sus 16.000 hombres.

Se iniciaba así una “cacería” que exigiría por parte confederada demostrar su capacidad de sacrificio y determinación a la hora de lograr un objetivo. Y ciertamente Jackson, así como todos sus subalternos, estuvieron a la altura de las circunstancias. Desde Strasburg cuando los federales estuvieron a sólo un día de marcha de los confederados, lograron poner a salvo tanto las provisiones capturadas como los prisioneros. Y aprovechando la topografía del valle mantuvo con acciones limitadas separados a sus perseguidores manteniendo en todo momento la iniciativa y su capacidad para poder decidir en donde se producirían los combates. Terminando su campaña en dos acciones muy bien planeadas en Cross Keys y Port Republic en dos días consecutivos.

En los tres meses que había durado esta campaña los hombres de Jackson habían acumulado 646 millas en sus piernas en 48 días de marcha y librado seis combates importantes además de numerosas escaramuzas. La Campaña del Valle Shenandoah encumbró a Thomas J. “Stonewall” Jackson aún más a la categoría de Héroe de la Confederación haciendo aparecer en el horizonte un rayo de esperanza cuando parecía que se cernía sobre la Confederación la catástrofe.

Y no quisiera dejar de señalar el porqué durante todo este capítulo se ha ido señalando el día de la semana en que se producían los combates. Hay una corriente de opinión de que Stonewall Jackson rehuía combatir los domingos debido a su elevado sentimiento religioso y que le hacía considerar el domingo como El Día del Señor y que por tanto se debía dedicar a la reflexión y los ejercicios espirituales. Pues si repasamos la campaña veremos que en tres de los seis principales combates de esta campaña la batalla se produjo exactamente un domingo y siempre por iniciativa de Jackson. Por lo cual soy de la opinión que esa corriente de pensamiento no tiene ninguna base sólida y que se debe a una desvirtuación de la leyenda de Jackson.

Pero tampoco podemos olvidarnos de reconocer la valía de un hasta entonces actor secundario en este primer año de guerra, este no es otro que Robert E. Lee, el cual en su papel de asesor militar del Presidente Jefferson Davis había apostado por crear una fuerza independiente en el Shenandoah. La excelente actuación de Stonewall Jackson en el valle había logrado anular por completo la amenaza que suponían los 40.000 hombres del I Cuerpo federal del Mayor General Irvin McDowell situados en Fredericksburg y que tenía planeado unirse al Ejército del Potomac a las puertas de Richmond.

Mientras Jackson daba un respiro a sus hombres en los alrededores del Monte Meridian los correos no cesaban de cruzarse entre el campamento y Richmond. Jackson solicitaba refuerzos para aumentar su fuerza hasta los 40.000 hombres y se mostraba dispuesto para iniciar la marcha hasta Washington. Pero la situación en torno a la capital confederada no estaba para prescindir de un solo hombre y Robert E. Lee que ahora ya actuaba como Comandante en Jefe del Ejército del Norte de Virginia era consciente que ahora tocaba el turno de acabar con la amenaza de McClellan y su Ejército del Potomac que se encontraba acampado a la vista de las torres de las iglesias de Richmond. Así que la orden era iniciar la marcha para posicionarse al norte del río Chickahominy frente al flanco derecho de McClellan.

La medianoche del 18 de Junio Jackson ordenaba levantar el campamento y dirigirse hacia Stauton donde les esperaban los trenes que les llevarían al interior de Virginia. El relevo en la cobertura del Shenandoah fue realizado por el Brigadier Alexander R. Lawton y sus seis regimientos de Georgia. Y aprovechando que los prisioneros unionistas que marchaban hacia Richmond se cruzaron con los georgianos que se dirigían hacia el valle se decidió ponerlos en libertad bajo palabra de no volver a alistarse. Al tiempo que la caballería confederada se dejaba ver a menudo en diferentes puntos de la zona.

Cuando los prisioneros unionistas llegaron a las líneas federales las noticias que llegaron a Washington hablaban de importantes refuerzos que llegaban a Stauton y unido a los informes que enviaba Frémont en su retirada hacia Middletown en donde cifraba que Jackson permanecía en el valle con unos 30.000 hombres. En la Casa Blanca se hablaba de que unos 50.000 confederados se encontraban en el Shenandoah y hasta Banks informaba a Washington el 28 de junio que tenía informes de que Jackson se encontraba planeando un ataque sobre su posición. En realidad ese día Jackson se encontraba peleando en la Batalla de los Siete días habiendo llegado a las cercanías de Richmond el 26 de Junio.

En donde si hubo importantes cambios tras la Campaña del Valle fue en la organización de los mandos unionistas. La principal y más importante que ya hemos señalado fue que el I Cuerpo de McDowell quedó independizado el Ejército del Potomac siéndole encomendada la tarea de hacer la función de “guarnición” de Washington. El esperado refuerzo solicitado por McClellan que debía llegar desde Fredericksburg se vio menguado de un Cuerpo a sólo la División del Brigadier George A. McCall. Lincoln que vio la incapacidad de sus generales para coordinarse entre diferentes fuerzas decidió crear un mando único en ese teatro de operaciones, nacía así el Ejército de Virginia de la Unión que estaría bajo las órdenes del Mayor General John Pope y encuadraría a las fuerzas de Banks, Frémont y McDowell, además de otras unidades menores que se encontraban en las cercanías de Washington y West Virginia. Las consecuencias de esta reorganización fueron que el Mayor General John C. Frémont solicitó su licenciamiento por motivos personales, el motivo era su incapacidad de quedar subordinado a Pope, y pasaría el resto de la guerra esperando a ser llamado de nuevo al servicio. Por otra parte el Brigadier General James Shields que había sido propuesto para ser ascendido a Mayor General tras la Batalla de Kernstown vio como su ascenso fue rechazado y en Marzo de 1863 presentó su renuncia emigrando a México para dedicarse a la explotación minera.

Y así terminamos este capítulo para regresar de nuevo a la Campaña de la Península en donde habíamos dejado al Mayor General George B. McClellan junto al Ejército del Potomac en su avance sobre Richmond.

Anuncios